HACIA UNA PEDAGOGIA DIALOGANTE. JULIAN DE ZUBIRIA SAMPER

1
Hacia una
Pedagogía
Dialogante
(El modelo
pedagógico del
Merani)
Julián De Zubiría
Samper
2
Introducción
“Escindir al hombre de la sociedad, oponer el individuo a la
sociedad, como se hace a menudo, es privarlo de la corteza
cerebral. Pues si el desarrollo y la configuración de los
hemisferios cerebrales son los que distinguen con mayor
precisión a la especie humana de las especies vecinas, este
desarrollo y esta configuración se deben a la aparición de
campos corticales, como el del lenguaje, que implican la
sociedad como los pulmones de una especie aérea implican la
existencia de la atmósfera”. (Wallon, 1987)
Según la creativa expresión de Not (1983 y 1992), a lo largo de la historia de la
educación sólo han existido dos grandes modelos pedagógicos, y pese a sus
múltiples y diversos matices, en esencia los modelos pedagógicos han sido
heteroestructurantes o autoestructurantes.
Los modelos heteroestructurantes consideran que la creación del conocimiento
se realiza por fuera del salón de clase y que la función esencial de la escuela
es la de transmitir la cultura humana a las nuevas generaciones. En
consecuencia, privilegian el rol del maestro y lo consideran el eje central en
todo proceso educativo. Sus posturas son decididamente magistrocentristas, su
estrategia metodológica fundamental es la clase magistral y defienden la
conveniencia de utilizar los métodos receptivos en la escuela. De esta forma,
consideran que la construcción del conocimiento es externa a la escuela y
presuponen que hay que recurrir a la enseñanza y a la instrucción para
garantizar la asimilación del acervo cultural en el aula de clase.
Por el contrario, para los enfoques autoestructurantes el niño tiene todas las
condiciones necesarias para jalonar su propio desarrollo y por ello lo
consideran como el centro de todo el proceso educativo. La educación es
concebida como un proceso movido y orientado por una dinámica interna. Los
niños y los jóvenes son vistos como verdaderos artesanos y constructores de
su propio desarrollo (Not, 1983) y la escuela tiene frente a sí la tarea de
favorecer la socialización, promover el interés y hacer sentir feliz al niño.
La Escuela Tradicional y las visiones heteroestructurantes
La Escuela Tradicional privilegió como finalidad educativa el aprendizaje de
conocimientos específicos y de normas de convivencia familiar y social,
aspirando con ello a que el acervo de la cultura fuera adquirido por las nuevas
generaciones y a que éstas alcanzaran, según la sabia expresión de Kant, la
mayoría de edad. Según esta finalidad, el arte de instruir consiste en lograr que
el niño se acerque a los grandes modelos en la historia humana. Este objetivo
se logra imitando y copiando lo que han elaborado culturalmente quienes les
han antecedido. En este sentido, el principal papel del maestro será el de
3
“repetir y hacer repetir”, “corregir y hacer corregir”, en tanto que el estudiante
deberá imitar y copiar, ya que se supone que es gracias a la reiteración, que
podrá aprender y retener conocimientos y normas1. Por consiguiente, es una
escuela en la que el alumno se cosifica y de allí el nombre de “escuela en
tercera persona” que le da Not (1992). Se trata entonces de una escuela en la
que los aprendizajes carecen de significancia – según la hermosa y
contundente expresión ausubeliana (Ausubel, 2001) -, y de trascendencia –
según la profunda caracterización que realiza Feuerstein sobre los criterios
esenciales y universales de todas las mediaciones (Feurstein, 1993).
Al abandonar la pregunta sobre los contenidos fundamentales a enseñar en la
escuela y al presuponer que los contenidos deben ser los mismos que se han
enseñado desde tiempos inmemoriales, la Escuela Tradicional se perdió en la
maraña de las informaciones específicas y dejó el problema de la selección de
los contenidos al azar y al tiempo. Las ciencias enseñadas en la escuela
perdieron su carácter abstracto y explicativo de la realidad y el niño perdió la
posibilidad de cualificar su representación del mundo y de desarrollar su
pensamiento, manteniendo así las representaciones que elaboró como niño y
debilitando las motivaciones y las preguntas infantiles.
El filósofo griego Aristocles, más conocido como Platón, en su diálogo “Las
Leyes” reflexiona a través de Clinias sobre la necesidad de seleccionar los
contenidos y de privilegiar la profundización sobre la extensión en la escuela,
demostrando con ello una profunda agudeza pedagógica. Decía Platón que:
‘’La ignorancia absoluta no es el mayor de los males ni el más
temible; una vasta extensión de conocimientos mal digeridos es
cosa peor’’.
Hoy, veinticinco siglos después, su reflexión olvidada sigue vigente.
La Escuela Activa y las visiones autoestructurantes
La Escuela Activa realiza una revolución pedagógica comparable con la
realizada por Copérnico en la historia de la física, según la creativa analogía
utilizada por Claparède. De la posición abiertamente centrada en el maestro
que defendió la Escuela Tradicional y en la que el estudiante debería girar a su
alrededor, ahora la Escuela Activa se propone como alternativa pedagógica
una posición radicalmente paidocentrista. El niño es considerado como el
nuevo eje de la educación y pasa a ser visto como el ‘’padre del adulto’’, según
la expresión montessoriana. En la Escuela Tradicional el maestro monopoliza
la palabra y la acción, centraliza el poder, la autoridad y las decisiones; él dice
qué, cuándo y cómo hacerlo, recurriendo a la presión externa y, con enorme
1 En este sentido resultan injustos los calificativos de pasiva y memorística que con tanta
generalidad se utilizan para describir a la escuela tradicional. Todo aprendizaje debe
permanecer en la memoria y por ello es aprendizaje. El problema es que los aprendizajes
tradicionales solo quedan guerdados en la memoria de Corto Plazo, sin modificar con ello las
estructuras para pensar. Por ello al referirse a Escuela Tradicional es más preciso
conceptualmente hablar de una escuela rutinaria, mecanicista y concentrada en aprendizajes
que no logran modificar las representaciones mentales ni el pensamiento de los estudiantes.
4
frecuencia, al castigo en sus diversas formas, matices y variantes. Por el
contrario, la Escuela Activa ve al niño como el centro de la educación, como el
sujeto que por sí mismo aprende y se autoeduca. Por ello, sus teóricos
consideran que la educación deberá respetar y promover sus intereses, de
manera que se le dé respuesta a sus necesidades, preguntas y motivaciones.
Sus ideas, sus intereses y sus actividades deberán ser el motor de la
educación. Su palabra tendrá que ser escuchada, sus preguntas resueltas y
sus intereses acompañados. La finalidad última de la educación será, para
ellos, la de garantizar la felicidad y la socialización del niño, aquí y ahora.
Fieles continuadores de Rousseau, llegan a creer en la supuesta “necesidad
natural” del niño de recibir una educación y de la apetencia por el saber que
estaría en el germen de la curiosidad infantil y en la “bondad natural” que los
caracteriza. Esta es una postura esencialmente contraria a la de quienes
creemos que el ser humano se humaniza en el proceso educativo y que solo
gracias a la mediación cultural nos terminamos distanciando de las demás
especies animales2. La aparición del pensamiento, del lenguaje y del amor, que
internalizamos inicialmente gracias a la mediación familiar y, posteriormente,
gracias a la interacción con los docentes y los respresentantes de la cultura,
nos hace cada día un poco más humanos como sostiene Merani.
La Escuela Activa representa un avance en tanto favorece la humanización de
la enseñanza y reivindica la necesidad de abordar la dimensión sociafectiva
(Wallon, 1987). Por primera vez el niño aparece en la escuela como un ser con
derechos, con capacidades, preguntas e intereses propios. La escuela se torna
en un espacio más agradable para el niño. El juego y la palabra sustituyen la
disciplina de la vara y la sangre. El niño opina, pregunta y participa, es decir,
ejerce derechos hasta entonces solo reservados al maestro.
Pese a sus indudables aportes al reivindicar las motivaciones infantiles, al
rechazar el autoritarismo y al luchar contra el mecanicismo y la rutina propia de
la Escuela Tradicional, las transformaciones pedagógicas de la Escuela Activa
no lograron generar un impacto sensible en los contenidos y las enseñanzas a
trabajar. Equivocadamente se creyó que los cambios metodológicos generarían
cambios sensibles en el aprehendizaje y el desarrollo. De esta manera su
impacto se redujo a la formación de los conceptos cotidianos, según la
acepción vigotskiana, pero no el desarrollo de un pensamiento abstracto
hipotético y lógico en los estudiantes, como lo han solicitado diversos teóricos
contemporáneos, entre ellos, Merani (1969), Davídov (1988) y Reich (1993).
2 A quien dudara del distanciamiento que se expresa frente a la tesis central de Rousseau, le
sugiero a que invite a un grupo de treinta niños a su casa y que les permita vivir libremente en
ella durante una semana, tiempo al cabo del cual le solicito que me escriba a la dirección
electrónica para informarme qué pasó con esos niños tan bondadosos durante el tiempo que
vivieron sin ninguna mediación adulta. Si persiste la duda, lo invito a que vea la película basada
en la novela del Premio Nóbel de literatura William Golding: El señor de las moscas. Si la duda
continúa, lo invito a que deje a su hijo o sobrino menor al cuidado de otro niño “bondadoso y
sano” como lo cree Rousseau. Si persiste la duda, yo mismo comenzaría a dudar de lo aquí
afirmado.
5
Los conceptos espontáneos se adquieren empíricamente, comparando las
características externas y partiendo de lo concreto y perceptible visualmente;
por ello, pueden ser adquiridos sin existir las escuelas. Los conceptos
científicos –como demostró Vigotsky (1992)– expresan las características
internas de la naturaleza y la sociedad, y, por lo tanto, no son percibidos
directamente de la realidad. Así por ejemplo, la ley de la gravitación no es
visible al ojo humano, como tampoco lo son los átomos, las micropartículas, la
relatividad, el poder, las revoluciones sociales, los agujeros negros o la relación
entre la inflación y la devaluación de las monedas. Los conceptos científicos no
se forman a partir de nuestra experiencia y vivencias cotidianas. Si así fuera,
no serían necesarias las escuelas ni los docentes.
Los conceptos científicos adquieren su sentido y validez en tanto hagan parte
de un sistema de proposiciones organizado y jararquizado, ya que son teóricos
y abstractos. Por ello, no son aprehendidos en la experiencia cotidiana.
Requieren de un mediador para que los podamos aprehender, requieren de un
maestro y una escuela que deliberada e intencionalmente estén interesados en
que sus estudiantes logren aprehenderlos. Como afirmara Vigotsky:
“Los hallazgos obtenidos nos llevan a formular la hipótesis de que
el desarrollo de los conceptos científicos sigue un camino particular
en comparación con los conceptos cotidianos. Este camino está
condicionado por el hecho de que la definición verbal primaria
constituye el aspecto principal de su desarrollo, que en las
condiciones de un sistema organizado desciende en dirección a lo
concreto, al fenómeno, mientras que la tendencia de desarrollo de
los conceptos cotidianos se produce fuera de un sistema
determinado y asciende hacia las generalizaciones” (Vigotsky,
1993)
La Escuela Activa subvalora la lectura ya que considera que los textos deben
ser sustituídos por el ‘’libro de la vida’’, según la acepción de Decroly; al
hacerlo, debilita el pensamiento hipotético-deductivo y privilegia un
pensamiento excesivamente singular y particularizado. La Escuela Activa
asigna un papel de simple guía o acompañante al maestro y defiende los
currículos abiertos y los centros de interés. En estas condiciones, el activismo
es un excelente modelo pedagógico para formar conceptos cotidianos y
empíricos, bastante más adecuado en los primeros años de la formación; pero
tiene poco que decir en lo concerniente a la formación de individuos que se
busca que comprendan las principales redes conceptuales y las categorías de
las ciencias naturales, el lenguaje, las ciencias sociales, la tecnología o la
matemática, y tiene poco que aportar en la tarea para promover el talento de
los jóvenes o para favorecer la comprensión y la sensibilidad artística y
estética.
Los corrientes constructivistas y su defensa de la autoestructuración
El constructivismo representa la posición más desarrollada y sustentada de las
vanguardias pedagógicas contemporáneas y ha alcanzado, según la expresión
de Novak, un consenso emergente entre la comunidad pedagógica y
6
psicológica en el mundo actual. Sin dudarlo, el constructivismo pedagógico se
sustenta sobre los más importantes avances alcanzados a nivel epistemológico
y psicológico durante el siglo pasado, al considerar al conocimiento como una
construcción del ser humano y no como una copia de la realidad, al postular el
carácter relativo de la verdad, y al reconocer que la ciencia construye y no
descubre realidades. Como afirmara Morin: “el mayor aporte de conocimiento
del siglo XX fue el conocimiento de los límites del conocimiento” (Morin, 2001,
59).
El constructivismo ha reivindicado, en el terreno pedagógico, la finalidad
vinculada con la comprensión y el desarrollo intelectual. Y eso es loable. Se ha
acercado a la crucial pregunta de cómo generar el cambio conceptual en la
educación; ha intentado develar la ‘’caja negra’’ y convertirla en una ‘’caja
transparente’’; se ha preocupado –y con razón– por las construcciones previas
del estudiante, por la estabilidad de estas y por las fuertes resistencias que
generan para obtener un aprendizaje significativo. Ha reconocido el papel
activo del estudiante en todo el proceso de aprendizaje y al hacerlo, ha
superado la visión informativa, acumulativa y mecánica privilegiada por la
Escuela Tradicional.
Uno de los mayores aportes del constructivismo a nivel epistemológico es el de
postular el papel activo del sujeto en el proceso de conceptualización y el
reconocer la existencia de elementos personales, matices y acepciones, en la
representación individual. Sin embargo, la preponderancia dada a la
construcción personal sobre la cultural y la subvaloración del proceso de
mediación cultural en los procesos psíquicos superiores, ha generado
derivadas pedagógicas bastante discutibles. Esto es así, ya que el
constructivismo parte de considerar al conocimiento como un proceso
individual, idiosincrásico, personal, singular e irrepetible. Resulta así
inexplicable, si es verdad que nuestras representaciones son idiosincrásicas,
entender ¿por qué existe tan alta similitud en las preconcepciones infantiles en
diversos lugares del mundo? y ¿por qué son tan cercanas las representaciones
sociales, políticas y físicas entre adultos de contextos sociales y culturales
relativamente diversos?.
El constructivismo hereda de Piaget y del racionalismo kantiano la
subvaloración por los aspectos afectivo-motivacionales implicados activamente
en el proceso de aprendizaje (Carretero, M,1994 y Vasco, C, 1998) y tiende a
relegar la dimensión socioafectiva del ser humano.
De otro lado, siguen siendo muy discutibles las similitudes que sus teóricos
presuponen que se presentan entre los procesos educativos del salón de clase
y las esferas del descubrimiento científico del más alto nivel (De Zubiría, J,
2002). Considerar al niño como investigador es desconocer que él se acerca a
la cultura de manera profundamente mediada y que ello cambia esencialmente
el papel del estudiante.
Así mismo, y pese a los notables avances epistemológicos que sustentan las
corrientes constructivistas, los enfoques pedagógicos derivados de ellos
terminarán, en el terreno pedagógico, sin distanciarse de los aspectos
7
esenciales de las posturas autoestructurantes señadas atrás. Con su misma
vehemencia rechazan las clases magistrales y defienden los talleres, las
actividades manuales y el laboratorio. Con términos diferentes pero con ideas
similares, terminan por subvalorar el papel del docente en el salón de clase y
casi tanto como ellos llegan a pensar que la esencia de los cambios educativos
actuales debería estar centrada en una transformación metodológica que
asigne al niño un papel más activo en el proceso educativo.
Nutridos en un paradigma que le asigna al individuo aislado un papel central en
el proceso de construcción del conocimiento, a la manera de las
‘’robinsonadas’’ de las que hablara Marx para referirse a las teorías del valor y
del trabajo en Adam Smith y David Ricardo, todo indica que en los enfoques
constructivistas se diluye el papel activo y central que cumplen la cultura y los
docentes en este proceso. Es, al fin de cuentas, un enfoque con marcadas
tendencias hacia la autoestructuración.
HACIA UN ENFOQUE DIALOGANTE Y SOCIO-CULTURAL
Como hemos pretendido mostrarlo sintéticamente, frente a los enfoques
heteroestructurantes ampliamente dominantes y generalizados a nivel mundial,
han aparecido, desde inicios del siglo XX, enfoques autoestructurantes que
intentan disputarle el terreno a la Escuela Tradicional. A comienzos del siglo XX
adoptaron la forma de Escuelas Nuevas y Activas y a fines del mismo siglo
asumieron el nombre de “enfoques constructivistas”. Pero ante ellos, muy
seguramente tendrá que abrirse paso un modelo dialogante e interestructurante
(Not, 1983), que, reconociendo el papel activo del estudiante en el
aprehendizaje, reconozca el rol esencial y determinante de los mediadores en
este proceso; un modelo que garantice una síntesis dialéctica.
Dicha síntesis dialéctica tendría que reconocer en los modelos
heteroestructurantes el hecho de que, efectivamente, el conocimiento es una
construcción externa al salón de clase y que, indudablemente, la ejercitación y
la reiteración cumplan un papel central en el proceso de aprehendizaje; esos
dos aspectos suelen ser negados por los modelos autoestructurantes. Sin
embargo, la necesaria síntesis actual tendrá que discrepar del papel
predominante que dichos enfoques centrados en el docente le otorgan a los
procesos rutinarios y mecánicos y del papel tan pasivo que le asignan al
estudiante en el proceso de aprehendizaje.
Así mismo, una síntesis dialéctica tendría que reconocer en la Escuela Activa y
en los enfoques constructivistas la validez que tiene el reconocer el papel
activo que cumple el estudiante en todo proceso de aprehendizaje y la finalidad
de la comprensión y el desarrollo intelectual que le asignan a la escuela; pero
tiene que distanciarse de la sensible subvaloración que dichos enfoques
realizan de la función y el papel de los mediadores en todo proceso de
aprehendizaje, y de la minusvalía en la que siguen ubicando las dimensiones
prácticas y afectivas en la educación.
En síntesis, hay que reconocer que el conocimiento se construye por fuera de
la escuela, pero que es reconstruido de manera activa e interestructurada a
8
partir del diálogo pedagógico entre el estudiante, el saber y el docente y que
para que ello se presente, es condición indispensable contar con la mediación
adecuada de un maestro, que favorezca de manera intencionada y
trascendente el desarrollo integral del estudiante. Un enfoque que concluya que
la finalidad de la educación no puede estar centrada en el aprendizaje, como
desde hace siglos ha creído la escuela, sino en el desarrollo.
Hoy en día, un modelo pedagógico dialogante debe reconocer las diversas
dimensiones humanas y la obligatoriedad que tenemos escuelas y docentes de
desarrollar cada una de ellas. Como educadores, somos responsables frente a
la dimensión cognitiva de nuestros estudiantes; pero así mismo, tenemos
iguales responsabilidades en la formación de un individuo ético que se indigne
ante los atropellos, se sensibilice socialmente y se sienta responsable de su
proyecto de vida individual y social. No se trata simplemente de transmitir
conocimientos, como supuso equivocadamente la Escuela Tradicional, sino de
formar individuos más inteligentes a nivel cognitivo, afectivo y práxico. No se
trata –por bonitas que suenen las palabras– de hacer sentir feliz al niño y al
joven; se trata de formarlo con toda la felicidad, esfuerzo, cuidado,
responsabilidad, diálogo y trabajo que ello demanda. La función de la escuela
es favorecer e impulsar el desarrollo y no debería seguir centrada en el
aprendizaje, como creyeron equivocadamente los enfoques en “tercera
persona”. Y este desarrollo tiene que ver con las diversas dimensiones
humanas. La primera dimensión está ligada con el pensamiento, la segunda
con el afecto, la sociabilidad y los sentimientos; y la última, con la praxis y la
acción, en función del “sujeto que siente, actúa y piensa” como decía Wallon
(1987). En un lenguaje cotidiano, diríamos que el ser humano piensa, ama y
actúa; y que es obligación de la escuela enseñarnos a pensar mejor, amar
mejor y actuar mejor.
En consecuencia, hoy por hoy debería hablarse de tres tipos de competencias:
analíticas o cognitivas, socioafectivas, personales o valorativas, y práxicas. Las
tres dimensiones humanas conforman sistemas relativamente autónomos, pero
interrelacionados. Su relativa autonomía se evidencia, en las diversas
disincronías humanas alcanzadas entre cada una de las dimensiones, como
mostró Terrassier (2001), y en que en su proceso evolutivo participen diversos
medios, mediadores y contextos. De allí que el desarrollo de una dimensión no
necesariamente implica el desarrollo de otra, como lo evidenciamos al conocer
personas profundas, brillantes y agudas, pero inmensamente inmaduras e
inestables a nivel emocional y con sensibles problemas para amar a sus
familias, a sus compañeros de trabajo, sus vecinos o incluso a sus amantes3.
Pese al carácter relativamente autónomo de las dimensiones humanas, así
mismo y de manera más compleja, hay que entender que entre cada una de
ellas existen interdependencias. De este modo, se puede afirmar que cada uno
de los sistemas establece interdependencias con los otros. De allí que también
se conozca más lo amado y que se interactúe más con ello, y que existan
elementos cognitivos en todo proceso valorativo y práxico, o elementos
valorativos en todo proceso cognitivo y práxico. Hay valores y acciones detrás
3 Diciendo amar al otro, puede expresar incluso formas de amor a sí mismo.
9
de cada pensamiento ¿Acaso no conocemos más a quien más amamos y no
interactuamos más con ella o con él?. “No hay amor sin conocimiento, ni
conocimiento sin amor” decía Piaget, y tenía toda la razón al reivindicar la
interdependencia entre el sistema cognitivo y el valorativo. Interdependencia,
sin embargo, que no le permitió comprender la autonomía relativa de cada
dimensión y que lo condujo a suponer equivocadamente que el desarrollo
cognitivo y valorativo se daban de manera paralela, aspecto que será suficiente
y claramente abandonado por Kohlberg (Kohlberg y otros, 2002)
Esto nos ratifica que entre pensamiento y valores existe una interdependencia
claramente más alta de lo previsto en algunas propuestas pedagógicas
innovadoras como la Pedagogía Conceptual y nos remite a un concepto central
de la pedagogía dialogante: la interdependencia. En pocas palabras, la
interdependencia es un principio según el cual las cosas y los sucesos están
íntimamente integrados, escalonados en un proceso interrelacionado.
De esta manera, así como resultó equivocada la denominación de una
propuesta pedagógica como Pedagogía Conceptual, ya que enfatizaba lo
cognitivo de manera excluyente y dicotómica frente a las dimensiones
socioafectivas y práxicas del ser humano; así mismo, hoy resulta relativamente
dogmático y por una razón similar hablar de una Pedagogía Afectiva, y de
concentrarse exclusivamente en la dimensión socioafectiva, ya que tan
importante es la dimensión socioafectiva, como la cognitiva y la práxica.
La Pedagogía Conceptual en su propia definición fue excluyente y pecó de
cognitivista, dejando de lado las otras dimensiones humanas. Pero ahora, y por
motivos análogos, recurre a una visión binaria y excluyente al hablar de
Pedagogía Afectiva, contraria al paradigma de la complejidad y bastante
negativa cuando queremos definir líneas de acción para un ser complejo y
dialéctico, como el ser humano.
De otro lado, los procesos cognitivos, valorativos y praxiológicos están
demarcados por los contextos históricos y culturales en los que viven los
sujetos, tal como lo demostró la Escuela Histórico-cultural. En este sentido, una
teoría, un sentimiento o una práctica no puede comprenderse si se desconocen
los contextos sociales, económicos y políticos en los cuales fueron gestadas4.
Es así como el sentimiento de amor es marcadamente diferente en la tragedia
griega, las novelas románticas o en la literatura contemporánea5. Ello nos
obliga a privilegiar el análisis de los contextos sociales e históricos en los que
se formulan y desarrollan las ideas, para poder entenderlas, interpretarlas y
4 Esto es en mayor medida válido para los postulados de las ciencias sociales
5 En este sentido resulta muy interesante la original experiencia adoptada por algunos grupos teatrales de
vanguardia al presentar montajes clásicos en versiones contemporáneas. Se destacan las puestas en escena
contemporáneas de Shakespere, Cervantes, Ghoete y Gogol. Respecto específicamente al tema del amor,
es excepcional el montaje realizado por el joven director aleman Steimann sobre el clásico Werther de
Goethe, el cual permite recontextualizar muy creativamente la locura generada por el amor imposible, y
de esta manera, logra poner en escena de manera pertinente y artística una relación amorosa sostenida dos
siglos antes. Para hacerlo vigente en nuestra época recurre a una innovadora puesta en escena que utiliza
el monólogo, la multimedia, el performance y a la desnudez de lo dramático. Situacioners análogas han
sido presentadas en montajes de Hamlet, la Divina Comedia o El Quijote, para no mencionar sino algunos
de los más destacados..
10
valorarlas adecuadamente. De no hacerlo, no podría entenderse la literatura, la
música o el teatro clásico. Desconociendo estos contextos, resultaría casi
imposible entender obras como Romeo y Julieta, Hamlet, Edipo o Werther, por
citar tan solo algunas de las obras más representativas de la literatura
occidental.
Algo similar podría decirse respecto a la ciencia. Sin contextualizarlos, serían
incomprensibles los cambios paradigmáticos en la fisica realizados en el
Renacimiento, por una parte (Galileo, Newton, Leibnitz) o los llevados a cabo a
comienzos del siglo XX, por otra (Einstein, Planck, Dirac, etc). ¿Cómo
entender, por ejemplo, la tenaz resistencia a la tesis del movimiento de la tierra
o a los postulados heliocentristas del Renacimiento, sin tener en cuenta el
papel predominante de la Iglesia a nivel económico, político, ideológico y
cultural durante la Edad Media?
Las ideologías también carecerían de vigencia si se presentaran de una
manera descontextualizada. ¿De qué nos serviría, por ejemplo, conocer que en
la escuela japonesa actual no se acepta que los estudiantes pregunten, o que
elijan libremente los alimentos de su “lonchera”, ni se autorice la creación de
cursos de menos de 35 estudiantes o que en las tarjetas de presentación de un
nipón se resalte el nombre de la empresa y no el personal, entre otros, si
desconocemos que la cultura oriental valora en especial lo colectivo y lo grupal,
en detrimento de lo individual y singular? ¿Cómo comprenderíamos la visión
unitaria, heredada y estable de la inteligencia formulada por Terman a inicios
del siglo pasado, si desconocemos que, en el contexto en que vivió, dichas
visiones fueron profundamente generalizadas y aceptadas por la comunidad
académica y científica? ¿Cómo comprender el origen del rock and roll, el
hippismo, la liberación sexual, la píldora o el pacifismo, independientemente de
la época y el contexto de los años de la postguerra mundial en los que se
generaron?
“Somos –como diría Merani– seres histórica y culturalmente
determinados. De este modo, los individuos somos por
nacimiento, nos mantenemos en el ser histórico por duración y
realizamos nuestro ser en las circunstancias socioculturales
en que nos toca vivir” (Merani, 1976).
Nos hacemos las mismas preguntas que se hace la cultura, usamos sus
mismos instrumentos culturales, mediáticos y tecnológicos, accedemos a los
mismos libros y a los mismos medios de comunicación, redes de datos,
películas, canciones y obras de teatro. Vivimos un mundo excesivamente
pequeño, con los mismos problemas y con similares contextos personales,
familiares, educativos, culturales y sociales. Por ello, es tan complejo ser
creativo y por ello se parecen tanto nuestras representaciones mentales,
nuestras estructuras cognitivas y valorativas, nuestras ideas y nuestros juicios
de valor.
En términos de Merani: “La mayor parte de nuestras ideas son prefabricadas,
clisés que la “comunicación social” facilita e impone. Ideas que aceptamos con
11
ignorancia voluntaria porque delegamos en otros la tarea de pensar…” (Merani,
1976).
El carácter social y cultural de todo proceso también puede comprenderse si se
tiene en cuenta el seguimiento minucioso realizado por los enfoques históricocríticos
a los “niños criados por lobos” y las conclusiones que de estos estudios
derivaron Merani y sus seguidores. Estos estudios mostraron el papel crucial
de los mediadores en el desarrollo del individuo (Feuerstein, 1994 y De Zubiría,
2002), la imposibilidad de acceder al lenguaje ante la ausencia de convivencia
con grupos humanos (Merani, 1979) y los gravísimos efectos sobre el
desarrollo cognitivo y emocional en individuos carentes de mediadores de la
cultura. Niños y jóvenes sin mediadores son “privados culturales” como los
llamó Feuerstein, “retrasados pedagógicos” como los llamaría Merani o
“disminuidos culturales” en términos de Not (Feuerstein, 1994; Merani, 1979 y
Not, 1992). Estos niños que sobrevivieron en selvas y bosques aislados de
seres humanos, presentaban un nivel cercano a los animales en el desarrollo
de sus funciones cognitivas superiores y carecían de lenguaje, amor, valores y
pensamiento, ya que no habían podido acceder a la cultura humana. Eran
humanos física y naturalmente, más no culturalmente y ello impedía que
culminaran adecuadamente su proceso de humanización.
En este contexto, el hombre debe entenderse como un ser cultural. Un ser que
solo se completa como ser plenamente humano por y en la cultura. De esta
manera, como sostiene Morin (1999), “no hay cultura sin seres humanos y no
habrá conciencia y pensamiento sin cultura”.
Como afirmara el propio Merani, quien recientemente cumplió veinte años de
fallecido:
“El pensamiento, por lo demás, no es un puro acto del individuo;
corresponde al conjunto de los individuos, y no de una generación,
sino de todas las que se han sucedido a lo largo de la historia de la
humanidad. Hecho individual, por una parte, también lo es, a igual
título, social” (Merani, 1969).
Por ello podemos afirmar con Vigotsky, Wallon y Merani que todo proceso
humano es social, contextual e histórico y que los procesos cognitivos,
valorativos y praxiológicos, deben entenderse demarcados por los contextos
históricos y culturales en los que viven los sujetos.
Esto reconfirma una de las tesis centrales de los enfoques histórico-culturales6
en el sentido de considerar que los procesos Psicológicos Superiores (PPS)
tienen un origen histórico y social, y que los instrumentos de mediación
6 En un reciente seminario internacional, mi colega y amigo, el cubano José Silverstein me llamaba la
atención sobre dos hechos: De un lado la inclusión de nuevos autores en estos enfoques, en particular de
Merani y Feuerstein, autores que no se asocian con dichas posturas; y de otro lado, del uso del plural para
referirse a dichas posturas, mostrando la enorme diversidad y los matices que cabrían entre las profundas
reflexiones de Leontiev en torno a la actividad, las de Davidoy en torno a las operaciones mentales y los
procesos de generalización, las de Wallon sobre el concepto de ciclos, o las más reconocidas de Vigotsky
sobre pensamiento, lenguaje y educación. Así mismo, preguntaba si hace quince años éramos tan
sociohistóricos como ahora, a lo que muy seguramente deberíamos responder que en menor medida.
12
(herramientas culturales y signos) cumplen un papel central en la constitución
de tales PPS (Baquero, 2001, 31).
A una conclusión análoga llegan los investigadores Mugny y Doise.
Reflexionando en torno al concepto clásico de inteligencia, concluyen que hoy
en día es necesario construir una representación social, contextual y temporal
de ella que supere las visiones individualistas dominantes, tanto en los
enfoques sicométricos como en el estructuralismo genético piagetano. Un
enfoque que reconozca que los sistemas culturales generan sistemas de
interacción diferentes, los cuales están en el origen de los desarrollos
cognitivos individuales como se ejemplificará en los diferentes procesos de
descentración presentes en las diversas culturas humanas (Mugny y Doise,
1983, 11 y 46); o dicho en sus propios términos:
“La inteligencia no es solamente una propiedad individual, es un
proceso relacional entre el individuo y los otros individuos que
construyen y organizan juntos sus acciones sobre el medio
ambiente físico y social” (Mugny y Doise, 1983, 25).
La cultura establece la diferencia esencial entre el ser humano y el animal y es
debido a ella que no tenemos que volver a descubrir que el agua moja, que la
rueda se desplaza o que el pensamiento está formado por proposiciones y
conceptos (Van Dijk, 1990, 54). Como seres culturales que somos, los
aprehendizajes de nuestros antepasados pueden ser internalizados por
nosotros mediante procesos educativos artificiales, sin la necesidad de que
sean vueltos a vivenciar por cada ser humano en particular. La cultura permite
que aprehendamos de la experiencia de otros. De esta manera, como afirma
Vigotsky: “la educación no solo influye sobre unos u otros procesos del
desarrollo, sino que reestructura, de la manera más esencial, todas las
funciones de la conducta” (Vigotsky, 1987). Los seres humanos aprehendemos
a pensar, a amar, valorar y a actuar, solo gracias a la presencia de los
mediadores culturales.
En consecuencia, toda representación mental es producto de la interacción
activa y estructurante entre el sujeto y el medio y en toda representación
participan de manera activa los conceptos y las estructuras cognitivas
previamente formadas, tal como lo mostraron ampliamente Kuhn, Piaget y
Ausubel y todas las actitudes y expectativas del sujeto, tal como tendrá que ser
desarrollado en los modelos dialogantes. Así mismo, toda estructura valorativa
es producto de la interacción del sujeto con la cultura y de la interacción de los
valores y actitudes personales y los formados mediante procesos de
interacción con la escuela, la familia y la sociedad.
Tal como argumentan Baquero (2001) y van der Verr y Valsiner (cit. Por
Baquero, 2001, 41), existe una mutua apropiación entre el sujeto y la cultura.
La cultura incide sensiblemente en el sujeto al dotarlo de herramientas,
preguntas, conceptos, actitudes y sentimientos; pero, al mimo tiempo y de
manera recíproca, la cultura se apropia del sujeto en la medida que lo
constituye. De esta manera, al internalizar las herramientas de la cultura, la
gente accede a las construcciones culturales, pero al mismo tiempo, somos
13
poseídos por las propias construcciones y representaciones culturales.
Nuestras ideas, también nos gobiernan e inciden en nuestras relaciones con el
mundo real y simbólico, dado que vemos el mundo con nuestras ideas y
actitudes, ideas y actitudes que están demarcadas culturalmente. Dado lo
anterior, es claro, que tal como pensaban Luria y Vigotsky, el dominio de estos
medios culturales, también transforma nuestras propias mentes y nuestra
relación con el mundo.
En consecuencia, las relaciones entre el sujeto y el medio son activas y
recíprocas. La internalización no debe verse como un proceso pasivo y
receptivo, tal como se creyó bajo paradigmas heteroestructurantes, sino que la
propia internalización es creadora de conciencia. Como sostiene Baquero
remomando a Vigotsky, los medios culturales, no son externos a nuestras
mentes, sino que crean en ella, algo así como una “segunda naturaleza”
(Baquero, 2001, 45 y 54).
El propio Piaget –que no mostró todo su rigor para evaluar el impacto de la
cultura, las interacciones y el contexto en el desarrollo cognitivo, como sí lo
hizo a nivel individual– precisa de manera brillante el impacto posible de la
cooperación con otros en el desarrollo cognitivo individual. Teniendo en cuenta
ello, destacó tres posibles impactos a nivel cognitivo en el individuo que
participa en procesos cooperativos:
“En primer lugar, la cooperación es fuente de reflexión y de
conciencia de sí mismo. Sobre este punto, marca una inversión
de sentido no solamente en relación con la inteligencia
sensoriomotriz propia del individuo, sino también en relación con
la autoridad social, la cual engrendra la creencia coercitiva y no la
deliberación verdadera.
En segundo lugar, la cooperación disocia lo subjetivo y lo
objetivo. Es, así, fuente de objetividad y corrige la experiencia
inmediata en experiencia científica (…)
En tercer lugar, la cooperación es fuente de regulación. Más allá
de la simple regularidad percibida por el individuo y la regla
heterónoma impuesta por la obligación dentro del dominio del
conocimiento como en lo moral, instaura la regla autónoma o
regla de pura reciprocidad, factor del pensamiento lógico y
principio del sistema de nociones y de signos” (Piaget citado por
Mugny y Doise, 1983, 35).
De esta manera, las ideas, los valores y la praxis social e individual provienen
de la interacción interestructurante entre el individuo y el medio en un contexto
histórico y cultural determinado. Lo cual le da a las verdades, siempre, un
carácter relativo, histórico y contextual.
Piense, por ejemplo: ¿de dónde vienen sus propias ideas y posturas
ideológicas a nivel político? Hasta hace muy poco tiempo, la respuesta a la
pregunta anterior, nos conduciría a la idea de que las posturas políticas se
14
“heredaban” de nuestros padres y pueblos en los que nacimos y nos criamos; y
que ellos nos enseñaban a pensar de una u otra manera (explicación
esencialmente heteroestructurante). Algo similar se pensó durante siglos
respecto a la inteligencia y, según dichas explicaciones, nacíamos inteligentes
o brutos, heredábamos nuestras capacidades, y por ello, éstas permanecerían
con el trasncurso del tiempo7. Hoy en día sabemos que no es así ni para
interpretar las ideologías, ni para comprender la inteligencia o el talento. Hoy en
día, la respuesta para interpretar el germen de nuestras ideas tendría que ser
que ellas provienen de las múltiples interacciones e interestructuraciones que
tenemos con nuestros padres, compañeros, profesores, familiares y con la
historia condensada en diversos documentos. Ambas respuestas demuestran
el carácter contextual e histórico de nuestras ideas y su naturaleza
interestructurante.
Dado el contexto anterior, la opción pedagógica más pertinente en la actualidad
es la de un enfoque dialogante que considere el papel activo del estudiante en
el proceso de aprehendizaje, pero que también comprenda que la mediación es
una condición necesaria del desarrollo. Una postura que reconozca que las
ideas no son sembradas en la mente del niño, a la manera de depósitos, sino
que conviven, dialogan y coexisten con las anteriores ideas, valores y
sentimientos que se manifiestan en el niño y el joven con el que interactúan.
Una postura que considere el diálogo como condición esencial del desarrollo y
que entienda que la educación en “tercera persona” (Escuela Tradicional)
tiende a aplastar los intereses de los niños, frenar el desarrollo del pensamiento
y a desconocer el papel activo que cumple todo estudiante en el proceso de
aprehendizaje; pero que también comprenda que la educación en “primera
persona” (Escuela Activa y constructivismo) subvalora el papel del maestro y la
cultura, y sobrevalora las posibilidades de los propios estudiantes.
Para terminar esta síntesis de los principios epistemológicos de una propuesta
pedagógica Dialogrante, hay que hablar de una de las tesis esenciales de la
Teoría de la Modificabilidad Cognitiva sustentada por Reuven Feuerstein, a
quien indudablemente hay que ubicar como uno de los recientes exponentes
de los enfoques histórico-culturales8: la modificabilidad humana.
Reuven Feuerstein formula una teoría profundamente original de la inteligencia
en la que se destaca su visión dinámica, relativista, optimista y contextual, y en
la que adquiere un papel central la participación de los mediadores de la
cultura, en tanto garantizan que efectivamente la plasticidad y flexibilidad del
organismo conduzcan a un alto grado de modificabilidad, haciendo
impredecible su desarrollo (Feuerstein, 1997). En su formulación, se nutre
fundamentalmente de las tesis de Piaget, Vigotsky, Rey, Allman y Sternberg.
Sin embargo, considera que la acepción de adaptatibilidad en Piaget y
Sternberg siguen siendo restringidas y que deben ser ampliadas ”para poder
abarcar una variedad enorme de fenómenos que tienen en común la dinámica
y la mecánica de la adaptación”. Esto le lleva a matizar la acepción positiva
que considera que están presentes en la visión de la inteligencia de Piaget y
7 Visión heteroestructurante y genetista, todavía con excesiva influencia entre psicólogos y psicómetras
8 En ningún texto consultado aparece Feuerstein ubicado como uno de los teóricos de los Enfoques socioculturales
15
Sternberg. Adaptarse es, para Feuerstein, poder cambiar adecuando el
comportamiento sobre el medio y respondiendo a los cambios frente a las
nuevas situaciones. Pero ello no implica que la adaptación sea necesariamente
positiva. Esto quiere decir que una opción adaptativa pueda ser incompatible
con los objetivos normales de la adaptación en su acepción positiva. Es así
como la adaptación puede implicar modificaciones en sentido negativo,
regresiones propiamente dichas; como el caso de personas con un alto nivel
intelectual y grandes responsabilidades que ”un día caen y se relajan de
manera dramática por infinidad de razones” (Feuerstein, 1990). En un material
de hace algún tiempo, Feuerstein lo expresa en los siguientes términos:
”Por lo tanto, abogo por un concepto de adaptación más genérica,
como: los cambios que sufre el organismo como respuesta a la
aparición de una nueva situación que requiere tales cambios. Es un
proceso dinámico que representa un proceso de cambio de un
estado a otro engendrado más o menos conscientemente, más o
menos a voluntad. Es esta adaptabilidad del organismo (el individuo
o el grupo) al que nos referimos como modificabilidad”. (Feuerstein,
1994)
Al introducir la adaptabilidad en sentido negativo, Feuerstein termina por
identificar modificabilidad e inteligencia9. La inteligencia es, entonces, la
capacidad para cambiar, para beneficiarse de la experiencia en su adaptación
a nuevas situaciones, adecuando el comportamiento o actuando sobre su
medio (Feuerstein, 1993). En su acepción más genérica, la inteligencia es la
modificabilidad permanente de la capacidad adaptativa; modificabilidad que es
diferente entre individuos, entre culturas y entre situaciones, con lo cual
formula una concepción profundamente relativista de la inteligencia. Lo único
inmodificable será la capacidad de modificar, la opción permanente de cambiar
el rumbo previsto.
La modificabilidad aparece, así, como una característica permanente en el ser
humano lo cual implica que dicha opción siempre existe, desde el instante del
nacimiento hasta las cercanías de la muerte. En dicho sentido, el ser humano
será para Feuerstein un ser impredecible, ya que siempre será posible
modificar la ruta prevista de su desarrollo; a cualquier edad, en cualquier
tiempo e independientemente de la condición que haya originado la debilidad
cognoscitiva presente..
En una entrevista concedida a una revista chilena, Feuerstein sintetizaba su
definición en los siguientes términos:
9 Al respecto un biólogo, ecologista y amigo, Alberto Ramírez, me hace caer en cuenta que resulta
pertienente para comprender esto relacionarlo con dos conceptos de la teoría de sistemas: resistencia o
capacidad de tolerancia del sistema (o individuo..u otro) a permanecer inmutable ante presiones externas
y resiliencia o capacidad de adaptación a nuevas situaciones. Este último concepto ha sido ampliamente
trasnferido al análisis de las situaciones sociales en condiciones de privación. Cuando no hay resistencia
ni resiliencia el sistema se termina por quebrar ante las presiones externas. Colapsa.
16
“La inteligencia es el poder cambiar, la capacidad del individuo de
beneficiarse de la experiencia para su adaptación a nuevas
situaciones, adecuando su comportamiento o actuando sobre su
medio. Si el medio le exige, este poder va a aparecer, como una
semilla en el medio del desierto que se riega con una gota de
agua que la hace volver a florecer. Si el entorno no le exige nada,
esta potencia se atrofia”. (Revista Artes y Letras, julio 1998).
O formulado en términos más generales y macroproposicionales como
diría Van Dijk (1987):
“La modificabilidad es la característica que hace del hombre un ser
y una experiencia cambiante.
La modificabilidad humana es el carácter de los caracteres, el único
permanente. Nada hay más estable que la propia modificabilidad.
Aunque esto pueda parecernos como una paradoja; algo así como
la cuadratura del círculo.
Lo que quisiera haceros comprender es que el hombre tiene de
estable su capacidad de cambio, de estar siempre abierto a la
modificación” (Feuerstein, 1994)
En síntesis, todas las dimensiones del ser humano son suceptibles de
modificabilidad. Y esto es fácil de comprender si tenemos en cuenta a nivel
cognitivo que pensar implica poner en actividad los conceptos y las redes
conceptuales con las competencias cognitivas correspondientes, y que ambos
aspectos son aprehendidos del medio y de los mediadores de la cultura. No
nacemos con los conceptos o las redes conceptuales instaladas en nuestro
cerebro y tampoco nacemos con las competencias interpretativas, deductivas o
argumentativas formadas. Éstas y aquéllos, se desarrollan gracias al trabajo
intencional y trascendente de los mediadores de la cultura; y por tanto, son
suceptibles de modificación. Incluso – y tal como sostiene Feuerstein – en
sentido negativo, ya que si no se reta la mente humana, si no se le exige a un
nivel mayor al alcanzado en sus realizaciones actuales, terminamos por
acomodamos a “la media” y nos dormimos desperdiciando capacidad y
potencialidad, como lo sabemos quienes hemos visto cómo se desperdicia
talento y potencialidad por falta de una escuela desarrollante atendiendo a
niños y jóvenes llenos de ilusiones y posibilidades, pero carentes de mediación
de calidad (De Zubiría, 2005).
La experiencia y las investigaciones realizadas hasta el momento en Colombia
nos permiten pensar que los niveles de modificabilidad de la inteligencia
analítica, afectiva y práxica, son mucho más altos de lo que se presuponía
durante el siglo pasado. Es así como hemos podido realizar un seguimiento
longitudinal durante cerca de dos décadas a más de mil niños y jóvenes; y
dicho seguimiento, nos permite concluir que tanto los individuos que han
recibido educación de muy alta calidad como los que no la han recibido,
modifican de manera sensible sus niveles de inteligencia analítica; y aunque
17
varían en magnitudes significativas, ambos grupos lo hacen en sentidos
diferentes. Cuando no se recibe educación de calidad, tres de cada cuatro
jóvenes ven disminuir su inteligencia analítica y cuando reciben educación de
calidad el 75% de los jóvenes o mantienen sus niveles intelectuales o los
mejoran (De Zubiría, 2004). Estudios adelantados sobre inteligencia
sociafectiva también ratifican que individuos que no reciban apoyo y orientación
de calidad pueden llegar a deteriorar sus niveles de interés, autonomía y
pasión por el conocimiento, propia de edades tempranas y que experiencias
mediadas de calidad producen desarrollos importantes en el juicio moral y en el
desarrollo de la inteligencia triárquica, medido este último mediante las pruebas
de Sternberg TAT (García y Correa, 1998 y García y Sarmiento, 1999; De
Zubiría y Galindo, 2000; en De Zubiría y otros, 2003).
Por algo sostenía Merani que:
“La naturaleza humana es sinónimo de libertad, porque considerar
inmutable la naturaleza humana, dada de una vez para siempre, es lo
mismo que dar por muerta a la vida” (Merani, 1977)
En lo que podríamos discrepar de Feuerstein es en su excesivo optimismo
pedagógico y en su confianza ilimitada en la modificabilidad, independiente de
la edad o de las condiciones familiares en las que se desenvuelve el sujeto.
De un lado, porque es evidente que la modificabilidad humana se va
restringiendo seriamente con la edad; y de otro, porque la educación constituye
exclusivamente uno de los agentes mediadores, pero a la par existen múltiples
mediadores que podrían incluso marchar en direcciones contrarias a las
realizadas por la educación formal e informal llevada a cabo. Están como
mediadores, entre otros, las familias y los medios de comunicación y, como
parece evidente, no necesariamente las mediaciones escolares marchan en la
misma dirección a las mediaciones ejercidas por los medios de comunicación y
por las familias. Ni siquiera, la mediación realizada por la escuela en un
momento dado suele marchar en la misma dirección a las mediaciones
realizadas por otros niveles o agentes del sistema educativo ese mismo
momento.
Feuerstein sustenta que siempre y a cualquier edad es susceptible de ser
modificado el ser humano, ya que la modificabilidad – supone – es la única
característica permanente del ser humano. Pero la vida misma nos demuestra
que la modificabilidad se va limitando con la madurez del ser humano y que a
medida que pasan los años, los seres humanos nos vamos tornando menos
cambiantes. Cada día, somos un poco más rígidos, seguros e inflexibles,
porque cada día queremos aferrarnos más a las cosas, a las ideas y a las
maneras de actuar. Por ello, resulta tan complejo trastear a un anciano de lugar
de vivienda; por ello resulta tan difícil que un adulto cambie de posturas
políticas, ideológicas, científicas, personales, actitudinales o valorativas; y
precisamente por ello, resulta la niñez y la juventud un momento ideal para
18
abrazar nuevas ideas, nuevos afectos, nuevos amigos, nuevas ideologías o
nuevas religiones10.
Feuerstein representa una versión actual del optimismo pedagógico y al
adoptar estas posturas, muy seguramente peca de idealista al desconocer las
enormes limitaciones que subyacen a los cambios en las personas. Unas
limitaciones provienen del ambiente y otras de las propias personas. Las que
provienen del ambiente, nos demuestran que sin cambios estructurales en las
condiciones ambientales no es posible generar modificaciones estructurales en
los seres humanos; y las que provienen de las personas, nos muestran que a
medida que avanzamos en edad, ganamos un poco de seguridad y lo que
ganamos allí lo perdemos en libertad, en flexibilidad y en posibilidad de cambio.
En donde tienen toda la razón Feuerstein es en señalar la enorme importancia
del mediador de calidad en la cultura asociada a la la modificabilidad positiva,
ya que cuando ellos se interponen entre el medio y el sujeto de manera
intencional, trascendente, estimulante y significativa, logran por lo general
favorecer el desarrollo y generar modificabilidad de tipo estructural.
En la mediación familiar lo esencial es la Resonancia y las características que
adopte la familia en el manejo de la autoridad. En consecuencia, las variables
esenciales son el tiempo y la calidad de la comunicación en el hogar, la
participación democrática en las decisiones, el conocimiento de los intereses
del hijo y el apoyo brindado a ellos, garantizando no caer en las posturas
permisivas y ausentistas, tan frecuentes en la actualidad, o posturas
autoritarias, tan frecuentes hasta ahace algunos años en la cultura occidental
(De Zubiría, X., Carrillo, y Villalba, 2005). En la mediación del docente lo
esencial es la trascendencia, la mediación del significado, la intencionalidad y
el Efecto Pigmalión generado sobre el estudiante (Feuerstein, 2000; Terrasier,
2002 y De Zubiría, Osorio y Leon, 2005)
Así mismo, Feuerstein había tenido razón hasta hace un tiempo cuando
afirmaba que los mediadores por excelencia habían sido los padres, los
docentes y los hermanos mayores. Sin embargo, sus reflexiones no le
permitieron vislumbrar el papel central en la mediación que cumplirían los
medios masivos de comunicación y el Internet, favoreciendo una sociedad de
consumo de ideas y valores light, deshumanizantes y profundamente
tradicionales. Ideas y valores que no favorecen el desarrollo del pensamiento ni
el desarrollo valorativo y que cultivan la sobreinducción, el ascenso social de
manera rápida, el arribismo social, la mediocridad y la simpleza; y que
convierten en mercancía los valores humanos esenciales: estéticos, políticos y
éticos. Pero cualquiera que sepa que un joven norteamericano actual pasa 39
segundo en promedio diario “dialogando” diaramente con su padre y cerca de
45 horas semanales frente al televisor y el computador, entenderá que hoy por
hoy el papel mediador de Internet y la televisión, es incluso más importante que
el de los propios padres de familia; por lo menos en más de la mitad de las
familias actuales.
10 A manera de ejemplo, piense usted ¿cuántos amigos ha cosechado en sus últimos años?, ¿Cuántas ideas
esenciales han variado? o ¿cuántas actitudes y valores ha cambiado de manera sensible? (Muy
posiblemente sus respuestas sean más cercanas a la unidad entre mayor edad tenga usted)
19
Las implicaciones pedagógicas de un Modelo Dialogante en los
propósitos cognitivos
Adoptar un enfoque dialogante exige cambios, no solo epistemológicos como
los señalados en las páginas anteriores, sino que también obliga a transformar
los principios pedagógicos, las relaciones entre el docente y el estudiante y las
estrategias metodológicas en el salón de clase.
Ya dijimos que el propósito central de un trabajo dialogante debe ser el
desarrollo y no simplemente el aprendizaje. La finalidad última tiene que ser la
de garantizar mayores niveles de pensamiento, afecto y acción; es decir, la
“humanización del ser humano” como decían Merani y Vigotsky (Cit. por
Riviere, 1996, 19). La escuela, tal como dice el proverbio chino, debería ser un
lugar para entregar cañas de pescar a los estudiantes y no para entregarles
pescados. Y desafortunadamente todavía no es así. Todavía, la mayor parte de
escuelas del mundo entrega pescados a sus estudiantes y pescados,
desafortunadamente por lo general viejos y trasnochados. Pero las condiciones
socio-históricas actuales exigen un cambio profundo en las finalidades de la
educación. Los propósitos a trabajar en la escuela deben garantizar por fin un
mayor desarrollo del pensamiento, el afecto y la acción. La escuela del siglo
XXI debe enseñarnos a pensar, amar y actuar.
Para Vigotsky, los Procesos Psicológicos Superiores del ser humano (PPS)
aparecen dos veces, en dos planos distintos; primero a nivel social, a nivel
interpersonal y solo luego a nivel individual y psicológico. En sus propios
términos:
‘’Es necesario que todo aquello que es interno en las formas
superiores haya sido externo, es decir, que fuera para otros lo que
ahora es para uno mismo. Toda función psicológica superior
atraviesa necesariamente una etapa externa en su desarrollo, ya
que inicialmente es una función social’’ (Vigotsky, 1992).
Esta postura es opuesta a la formulada desde la epistemología constructivista
para la cual en sus versiones más extremas la realidad externa puede llegar a
ser una ‘’imputación mental’’, ‘’inventada’’ en forma de un ‘’holograma’’ tal como
afirman Guba & Lincoln (1993). La postura vigotskiana también se diferencia de
la posición piagetana para la cual es el individuo, quien debido esencialmente a
sus procesos de maduración cortical, logra gracias a la equilibración, construir
esquemas de manera individual e idiosincrásica para asimilar lo real y para
acomodarlo a sus esquemas. Así mismo, rompe con el ‘’principio de
accesibilidad’’ de Piaget , para quien el aprendizaje termina por colocarse a la
zaga del desarrollo y le plantea a la pedagogía el extraordinario reto de
entender la educación como condición necesaria de un pensamiento abstracto
e hipotético-deductivo.
En consecuencia, la escuela debe orientarse hacia el mañana del desarrollo
infantil buscando convertir el nivel del desarrollo potencial en real.Como decía
20
Vigotsky: “El buen aprendizaje es aquel que las capacidades del sujeto no le
permiten atender”; es decir, aquel que efectivamente “jalona” el desarrollo.
En una palabra: la educación se convierte en condición del desarrollo de los
Procesos Psíquicos Superiores, como el lenguaje escrito, el pensamiento
hipotético-deductivo, la argumentación o la interpretación, entre otros. Solo
contando con procesos educativos es posible resolver problemas que exijan
pensamiento formal o clasificaciones mediante categorías abstractas
Desde una perspectiva psicopedagógica, uno de los más creativos y
sustanciales aportes de Vygotski, derivados de la reflexión anterior, será su
original teoría sobre la “Zona Próxima de Desarrollo”. Tesis esta que proviene
de la interrelación establecida entre aprendizaje y desarrollo.
Como fue señalado en otros trabajos del autor (De Zubiría, 2002), para Piaget,
el desarrollo y el aprendizaje son procesos que supuestamente se pueden
diferenciar espacial y temporalmente. El aprendizaje aparecía así para este
autor seguiendo siempre al desarrollo. La escuela, en consecuencia, debería
adecuarse al nivel de desarrollo de sus estudiantes y los programas
educativos; adaptarse a las capacidades psicológicas de sus alumnos. Esta
postura piagetana representa una ruptura radical con el modelo instruccional
heteroestructurante que le definía a la escuela la función de reiterar
mecánicamente los saberes y conocimientos específicos elaborados por fuera
de ella y generó una crucial pregunta pedagógica en el último medio siglo
relativa a la conveniencia o no de abordar determinados contenidos en la
escuela en un momento determinado del desarrollo del individuo11.
Para Vigotsky, el aprendizaje y el desarrollo están interrrelacionados (Vigotsky,
1979). De esta manera, el aprendizaje debe cumplir un papel central en el
desarrollo del individuo. Desde que inició sus investigaciones con los
campesinos siberianos, una de sus preocupaciones centrales fue la de
alcanzar el desarrollo del pensamiento abstracto a edades menores. Esta
interdependencia entre aprendizaje y desarrollo desde el punto de vista
pedagógico implica “.. una ampliación del papel del aprendizaje en el
desarrollo del niño” La escuela pierde así el carácter pasivo que ha cumplido
en el desarrollo infantil y puede y debe contribuir al desarrollo del escolar. En
los términos de Vigotsky :
“La instrucción y el desarrollo no coinciden de manera
directa, sino que son dos conceptos que se hallan en
relaciones mutuas muy complejas. La instrucción
únicamente es válida cuando precede al desarrollo. Entonces
despierta y genera toda una serie de funciones que se
encontraban en estado de maduración y permanecían en la
zona de desarrollo próximo. En esto consiste precisamente
el papel de la instrucción en el desarrollo. En eso se
11 Debe llamarse la atención en el sentido de tener en cuenta que esta posición facilitó la
absorción de las corrientes pedagógicas piagetanas por parte del activismo, como
señalamos con anterioridad.
21
diferencia la instrucción del niño del adiestramiento de los
animales. (…) La instrucción sería totalmente inútil si solo
pudiera utilizar lo que ya ha madurado en el desarrollo, si no
constituyese ella misma una fuente de desarrrollo, una fuente
de aparición de algo nuevo” (Vigotsky, 1992, p. 243). (S.N).
Nace así una de sus tesis pedagógicas fundamentales. En la medida que el
niño “… puede hacer hoy con ayuda de los adultos, lo que podrá hacer
mañana por si solo”, la escuela podrá contribuir así a la promoción del
pensamiento de sus estudiantes. El concepto de zona de desarrollo próximo
designa aquellas acciones que el individuo solo puede realizar inicialmente con
la colaboración de otras personas, por lo general adultas, pero que gracias a
esta interrelación, las aprehende a desarrollar de manera autónoma y
voluntaria. Lo cual le permitirá formular su conocida tesis sobre el doble
desarrollo:
” En el desarrollo psíquico del niño toda función aparece en
escena dos veces, en dos planos: primero, en el social y
luego en el psicológico; primero entre las personas como una
categoría interpsíquica y luego dentro del niño como una
categoría intrapsíquica”. (S.N) (Citado por Davidov, 1987a).
Las anteriores tesis han sido verificadas en múltiples estudios e investigaciones
mundiales realizados por los equipos de Vigotsky y por grupos de estudio e
investigación ubicados en diversos lugares del planeta. Este primer testimonio
señalado por Luria es una prueba fehaciente de las serias limitaciones a las
que se enfrenta un campesino carente de educación:
• Luria (L): “En el norte donde hay nieve todos los osos son blancos. La
isla Tierra Nueva está en el Norte y allí siempre hay nieve. ¿De qué
color son allí los osos?
• R (campesino sin educación): Si hubiera una persona con una gran
experiencia, que viajase por todas partes, le sería fácil responder a esa
pregunta
• L: Pero, se pueden hacer algunas conclusiones a partir de mis palabras
iniciales
• R: La persona que ha viajado mucho y estuvo en los países fríos y lo vio
todo, puede contestar a esa pregunta; ella sabe de qué color son los
osos allí”
Como puede verse, predomina el pensamiento referido a lo concreto y se torna
muy difícil abordar problemas del tipo hipotético-deductivo señalado por Piaget,
o también llamado pensamiento formal.
De manera mucho más amplia y general un excelente resumen de los efectos
encontrados por la escolarización se encuentra en la siguiente reseña escrita
por Rogoff:
“…la escolarización fomenta las habilidades perceptivas, asociadas
al uso de convenciones gráficas para representar la profundidad
22
mediante estímulos de dos dimensiones…Las personas escolarizadas
tienen una mayor habilidad para recordar voluntariamente
unidades de información inconexas y también son más proclives que
los individuos no escolarizados a utilizar espontáneamente estrategias
para organizar los elementos independientes que han de organizar.
Los individuos escolarizados si les pedimos que clasifiquen un
conjunyo de objetos, probablemente lo harán agrupando objetos
categóricamente similares…Las personas escolarizadas muestran
una facilidad mayor para cambiar y justificar sus posibles criterios
de clasificación…La escolarización puede ser necesaria para
resolver los problemas piagetanos propios del periodo formal”
(Rogoff, 1993, cit. por Baquero, 1996, 107) (S.N).
En consecuencia, los propósitos a trabajar en la escuela deben – si se me
permite la tautología – garantizar la “humanización del hombre”; y deben estar
contextualizados a las condiciones actuales del desarrollo individuales y
sociales. Los propósitos no pueden provenir de la voluntad y el deseo del joven
y mucho menos de las motivaciones infantiles, circunstanciales y altamente
variables, como quisieran los enfoques autoestructurantes; sin embargo,
tampoco pueden ser elegidos sin tener en cuenta las condiciones culturales,
sociales, individuales y contextuales, como harían docentes bajo un enfoque
heteroestructurante. Al fin de cuentas para desarrollar hay que partir del lugar
al que llegó el niño y enfocar la acción educativa un poco adelante de él, tal
como señalamos al retomar el concepto vigotskiano de la zona de desarrollo
potencial.
Es por ello que un Modelo pedagógico Dialogante tiene que partir de
diagnosticar el nivel de desarrollo de los estudiantes y en especial por detectar
sus debilidades y fortalezas, dado que hasta ahora la escuela ha estado
centrada exclusivamente en ubicar las debilidades de los niños y jóvenes.
Detectar el talento, para apoyarlo, orientarlo y desarrollarlo, es tan importante
como ubicar las debilidades. Hacer que la fortaleza de hoy, mañana se
consolide por su propio beneficio y por el beneficio colectivo y social.
Las implicaciones pedagógicas de un Modelo Pedagógico Dialogante en
los propósitos valorativos
Como hemos pretendido mostrarlo, un Modelo pedagógico Dialogante reclama
propósitos ligados con el desarrollo humano y no solamente con el
aprendizaje, exigiendo además propósitos y contenidos de tipo cognitivo,
valorativo y práxico, lo que obliga a la escuela a definir propósitos y contenidos
que garanticen mayores niveles de inteligencia intra e interpersonal (Garnerd,
1983); es decir, individuos que se conozcan, que comprendan sus orígenes y
raíces y que elaboren de manera más reflexiva y activa su propio proyecto de
vida individual y social. Para lograrlo, es necesario, entre otros, que la escuela
incluya entre sus contenidos la autobiografía de cada uno de sus estudiantes y
que dote de competencias afectivas a sus estudiantes para que se conozcan a
sí mismos y para que conozcan y comprendan a los demás. Años atrás,
Kohlberg insistió en que no era necesaria una escuela que enseñara a los
23
estudiantes las conductas y actitudes que reflejaran los valores tradicionales
de su sociedad o que les enseñara ciertas técnicas que les permitieran vivir de
manera más eficaz como miembros de la sociedad. Para Kohlberg la escuela
debería promover el desarrollo moral de los estudiantes, garantizando que los
cambios generados permanecieran en el tiempo y nos condujeran a la
conformación de una sociedad más democrática, ética y justa (Kohlberg y
otros, 2002). Lo propuesto por él sigue hoy vigente. Se trata de garantizar un
desarrollo moral y no de adquirir un conocimiento sobre las normas; se trata de
generar cambios en las estructuras y no aprendizajes singulares sobre las
conductas; se trata de incidir en el desarrollo y no solamente en los
comportamientos. Se trata, en fin, de lograr que dichos cambios permanezcan
en el tiempo; es decir, de generar un desarrollo moral y valorativo y no
simplemente un aprendizaje.
Para conseguir estos objetivos, hay que involucrar a las escuelas en el
propósito de cualificar la inteligencia intra e interpersonal de sus estudiantes,
mejorando con ello el conocimiento de sí mismos y de los otros; cualificando la
lectura de los gestos y actitudes externas y de las propias, orientando el
manejo de nuestras propias emociones y de las de los demás. Al fin de
cuentas somos hombres, no solo porque pensamos, sino también porque
amamos y porque actuamos como seres culturales.
La escuela actual debe formar seres humanos transparentes en sus
emociones y en sus sentimientos intelectuales; “hombres y mujeres del
Renacimiento”, como los denomina el amigo y colega Gerardo Andrade
(Andrade, 2006). Hombres que cultiven no sólo la razón sino también el
sentimiento, que desarrollen intereses por las artes, el cine, la literatura, así
como por la ciencia y la filosofía; que se acerquen a tanto a la práctica, como a
la comprensión y sensibilización ante la ciencia, el deporte y el arte. Hombres y
mujeres que experimenten el imperativo de respetar las libertades y de no
violentar la sociedad; que sientan que es necesaria una radical transformación
de las relaciones entre los seres humanos. Hombres tolerantes y sensibles
ante el dolor ajeno, pero que no por ello dejen de indignarse ante los actos de
violencia y maltrato ejercido hacia sí mismos y hacia los demás.
La formación valorativa implica una dimensión cognitiva, una socioafectiva y
otra práxica (De Zubiría, X. y otros, 2004). La primera está ligada con la
comprensión y el análisis, al tiempo que la segunda se vincula con los
sentimientos, afectos y actitudes; y la última, está relacionada con las prácticas
valorativas y actitudinales de los sujetos. Una adecuada formación valorativa,
exige un trabajo en cada una de las dimensiones, ya que no basta con formar
individuos con mejor competencia para el análisis valorativo, ni solo despertar
sentimientos y actitudes, ni solo modificar los actos. Se trata de formar seres
más libres, más éticos, más autónomos, más interesados, más solidarios y
más comprometidos consigo mismos y con los demás. Seres más integrales.
Según lo anterior, paralelamente a la comprensión cognitiva, es necesario
desarrollar la comprensión afectiva: la comprensión humana que es por
definición intersubjetiva. Esto implica un conocimiento y una comprensión de
los sujetos y de sus interrelaciones. Las demás personas se perciben no sólo
24
objetivamente, sino como otro sujeto con el cual uno se identifica y que uno
identifica en sí mismo. En este sentido, la explicación es insuficiente para la
comprensión humana. Comprender incluye necesariamente un proceso de
empatía, de identificación y de proyección (Andrade, 2006). Siempre
intersubjetiva, la comprensión humana necesita apertura, simpatía y
generosidad; en especial, la comprensión de los sujetos.
Y tal como demuestra Morin (1999), algunos de los principales obstáculos de
la comprensión humana intersubjetiva son el egocentrismo y el espíritu
reductor.
El egocentrismo conduce a la autojustificación, a la autoglorificación y la
tendencia a adjudicar a los demás, extraños o no, las causas de todos los
males y errores. Reproduce el refrán adjudicado en Internet a Let Luthiers:
“Errar es humano, pero echarle la culpa al otro es más humano todavía”. El
egocentrismo nos conduce a percibir de manera peyorativa las palabras, las
ideas, los juicios y las acciones de los demás. De esta manera, el
egocentrismo dificulta la autocrítica y la comprensión de los demás.
Por su parte, el espíritu reductor reduce lo complejo a lo simple, usando para
ello un modo de pensar simplificador y excluyente. El pensamiento complejo
integra en tanto que el pensamiento simplificador desintegra. Mientras que la
antigua patología del pensamiento daba vida a los mitos, la moderna patología
simplifica en exceso e impide ver lo complejo de lo real (Morin, 1999). Bajo
este enfoque, la realidad aparece presentada de una manera bipolar, en
blanco y negro. Como si el ser humano fuera pensante o amante y como si
hubiera que trabajar lo cognitivo o lo valorativo, usando siempre la “o” que en
la lógica formal excluye. El espíritu reductor sustituye la enorme complejidad
del ser humano por la simpleza, el dogma, lo excluyente y lo simple,
desconociendo con ello todos los matices, las contradicciones, las
ambiguedades, las complejidades propias del ser humano y su desarrollo.
Unas páginas atrás sustentamos como estas visiones reductoras y
relativamente simplistas condujeron equivocadamente a hablar de una
“Pedagogía Conceptual” (De Zubiría y De Zubiría, 1986) excluyendo de tajo las
dimensiones valorativas y prácticas del ser humano, tan importantes como la
cognitiva. Y hoy en día, y por los mismos motivos, resultaría también
equivocado hablar de una “Pedagogía Afectiva” (De Zubiría, M, 2006),
creyendo que el cognitivismo inicial se puede subsanar con posturas afectivas
excluyentes actuales. En ambos casos se desconoce la integralidad como
meta última de la educación y en ambos casos se expresan visiones binarias y
excluyentes del ser humano.
En consecuencia, debemos expresar nuestra seria preocupación por las
posturas dicotómicas y sectarias que han tomado tanta fuerza en épocas
recientes. No solo se plantea equivocadamente el dilema de si debemos
concentrarnos en lo cognitivo o lo valorativo – dilema que pretendemos haber
argumentado que es claramente falso -, sino que también ha comenzado a
hablarse con relativa fuerza de si debemos hacer evaluaciones sumativas o
formativas, calificar de manera cualitativa o cuantitativa, evaluaciones
25
centradas en el proceso o en el resultado, para mencionar tan solo algunas de
las posturas dicotómicas señaladas recientemente en torno a la evaluación.
Dichas reflexiones representan un claro retroceso pedagógico y solo podrían
explicarse desde posturas muy distantes de la complejidad y la dialéctica. Tal
vez por ello tenía tanta razón Lefevbre cuando en su obra de argumentación
de la dialéctica y por oposición a los principios de la lógica formal, sustentaba
que:
“Lo real, el contenido, presenta innumerables e imprevisibles
matices, cambios y transiciones, de suerte que raramente se deja,
según la expresión clásica “encerrar en un dilema” (Lefevbre, 1972)
El ser humano es al mismo tiempo racional, emocional, cognitivo, afectivo,
científico, poeta, delirante, loco y coherente. Es así como el mismo ser humano
que llegó a la luna y ha explorado el espacio más distante, ha sido incapaz de
resolver el problema del hambre en la tierra y sigue bombardeando la miseria,
incluso en la misma zona que según los estudios actuales sirvió de cuna a la
civilización humana, la que produjo los inventos más grandes hasta hoy
conocidos a la raza humana: la rueda y la escritura. El mismo ser que se
autopercibe como tan racional, equilibrado y profundo termina actuando como
un infante profundamente inmaduro ante un conflicto con un hermano, un
colega o un hijo. Tal como sostiene Morin (1999), el ser humano es al mismo
tiempo racional y delirante, trabajador y lúdico, empírico e imaginador.
Por lo anterior, tenía profunda razón Wallon cuando clamaba por una
educación que liberara al ser humano y que entendiera que el fin último de
toda educación debería ser la de fomar un ser más libre para pensar, sentir y
actuar. En sus propias palabras y formulando el lineamiento para la educación
en la Francia de la postguerra, afirmó:
“Queremos desarrollar en todos un alto grado de conciencia moral
e intelectual, de tal forma que cada uno pueda elegir lo mejor
posible sus opiniones, su manera de vivir, de pensar, de
comportarse. Queremos respetar ante toda la independencia del
hombre, queremos que cada individuo se responsabilice de lo que
cree y de lo que hace” (Wallon, 1987)
Las implicaciones pedagógicas de un Modelo Pedagógico Dialogante en
la comprensión lectora y el desarrollo del pensamiento
Las reflexiones que hemos realizado hasta el momento sobre la
interestructuración deberían generar cambios sensibles en los contenidos y en
los enfoques para trabajar la lectura y la comprensión en la escuela. Veamos
sintéticamente cada uno de ellos.
La tesis de un modelo pedagógico dialogante aplicada a la lectura nos debe
conducir a reconocer el papel activo que cumple el lector en todo proceso de
26
lectura (De Zubiría, 2006). De esta manera, leer no podría entenderse como un
acto pasivo en el que vamos como una tábula rasa en la búsqueda de
significados. La lectura no puede comprenderse exclusivamente como un
proceso decodificador, a través del cual se “extraen” los significados que están
en las palabras, como lo han llegado a creer posturas nutridas en enfoques
heteroestructurantes o en Pedagogía Conceptual (De Zubiría, M. 1996). Esto
es así, ya que en la interpretación lectora participan tanto las proposiciones del
texto escrito como los conocimientos, los conceptos y las actitudes que posee
el lector. Nuestros conocimientos nos permiten, entre otras cosas, reconocer
las letras, las palabras, los términos y los contextos sociales y culturales en los
que están escritos los textos. Nuestros conceptos nos permiten comprender
sus significados y nuestras actitudes ayudan a orientar la atención y la
voluntad hacia el texto. Tal como lo señalaron, sucesivamente, Piaget, para
entender el conocimiento humano, Kuhn, para comprender las revoluciones
científicas, y Ausubel, para interpretar los aprendizajes, los conceptos previos
cumplen un papel central en la representación mental. Y tal como puede
inferirse de las reflexiones vigoskianas, existe una profunda relación entre la
lectura y el pensamiento, lo cual permite pensar que al mismo tiempo leemos
de manera inductiva y deductiva. Se lee de manera inductiva o en un lenguaje
coloquial, de “abajo” hacia “arriba”.: de las letras a las palabras, las oraciones
y los párrafos. Pero al mismo tiempo leemos de manera deductiva. Verificando
hipótesis de manera predictiva, rastreando los supuestos y validando nuestras
intuiciones; es decir, coloquialmente, de “arriba” hacia “abajo”.
Por lo anterior, la lectura y la escritura deben ser entendidas como
competencias psicolingüísticas y por lo señalado en páginas iniciales de este
capítulo, deben ser vistas como competencias sociolingüísticas
De allí que sea equivocado considerar la lectura como un simple proceso
decodificador (De Zubiría, M., 1996). Al identificar lectura con decodificación,
estos autores desconocen el papel decisivo que cumple el lector en dicho
proceso. Leer consiste en convertir el texto en una breve estructura de
proposiciones, la cual se liga con las estructuras mentales y socioafectivas del
sujeto.
Como afirma Van Dijk, todo texto puede ser reducido a un conjunto de
proposiciones, dado que las palabras y las oraciones “envuelven” las ideas y
las proposiciones. En sus propios términos: “Una proposición es el significado
que subyace en una cláusula u oración simple” (Van Dijk, 1997). Esta postura,
retoma el planteamiento estructuralista, formulado en este caso por Chomsky,
el cual diferencia entre una estructura profunda y otra superficial en todo texto
(Chomsky, 1977). Para Van Dijk, las proposiciones de un texto están
organizadas en una microestructura y ésta se articula con la estructura
cognitiva del lector. De allí que leer sea siempre un proceso interactivo y
dialogante y no simplemente un proceso para convertir “códigos en
proposiciones”. Es por ello que, dependiendo de sus intenciones, necesidades,
conocimientos, conceptos, actitudes, deseos, sentimientos y competencias
cognitivas, diversos lectores leen de diversa manera un mismo texto.
Orientados por nuestros intereses, leemos unos temas, captamos ciertas
cosas y enfatizamos algunos aspectos. Al leer, verificamos hipótesis,
27
revisamos nuestras ideas, diferenciamos nuestros conceptos y dialogamos con
el autor y no simplemente “decodificamos textos”.
En una segunda acepción de la dimensión cognitiva y ligada con la necesidad
de favorecer el desarrollo del pensamiento, un modelo pedagógico dialogrante
debe garantizar que los niños y jóvenes adquieran los conceptos y las redes
conceptuales fundamentales de las ciencias y las artes. Es necesario dotarlos
de los conceptos, que son los ladrillos sobre los que se arma toda la estructura
académica de las ciencias.
Para comprender ello conviene retomar la tesis central de David Ausubel (1983
y 2002) sobre el aprehendizaje. Tal como demostró ampliamente la Teoría del
Aprendizaje Significativo, la principal variable que incide en el aprendizaje tiene
que ver con la presencia de conceptos claros y diferenciados en la estructura
cognitiva del estudiante. De allí que aprender sea fundamentalmente
interrelacionar de manera significativa los conocimientos nuevos con los
antiguos. En sus propios términos:
“El aprendizaje y el olvido de carácter significativo dependen, en
primer lugar, de relacionar material nuevo y potencialmente
significativo con ideas pertinentes de la estructura cognitiva del
estudiante y, en segundo lugar (y en ausencia de
sobreaprendizaje), de la posterior pérdida espontánea y gradual
de la disociabilidad de los nuevos significados adquiridos
mediante esta interacción”. (Ausubel, 2002)
En palabras más hermosas y literarias, pronunciadas por el premio Nóbel de
Literatura de 1982, para describir el recuerdo y no solo el aprendizaje:
“La vida no es la que uno vivió sino la que recuerda, y cómo la
recuerda para contarla” (García Márquez, 2003)
Los conceptos para Aristóteles
Pero si aprender es ligar conceptos nuevos y conceptos previamente
formados, es indispensable caracterizar qué es un concepto. Para Aristóteles,
un concepto está constituido por el género y la diferencia específica o
característica esencial. De esta manera se entenderá el hombre como un
animal-racional, el perro como a un canino que ladra; el cuadrado como un
rectángulo cuyos cuatro lados miden igual y se cortan en ángulo recto, y la
familia, como una institución social establecida a partir de los vínculos de
sangre.
El género y la diferencia específica resultan ser la manera más generalizada,
pertinente y clara de definir un concepto. Se requiere precisión y rigor para
que, efectivamente, corresponda al género inmediatamente superior y para
que la característica señalada constituya un aspecto esencial y no un atributo
externo asociado a la funcionalidad o a características secundarias.
28
Trabajando sobre los tipos de generalización, Davidov ratifica que este tipo de
conceptualización es la más adecuada. Sin embargo, destaca que no siempre
es fácil identificar la característica esencial y que siempre exige precisión sobre
el género que contiene al concepto. Al respecto, dice:
“No cabe pensar que para definir el concepto exista un solo grupo
de atributos substanciales: la elección de los rasgos esenciales –
para formar la definición– en el conjunto de los atributos no es
unívoca”. (Davydov, 1979, 29)
Una cita adicional de Luria puede ayudar a comprender el concepto de
definición aristotélica señalado:
“Cada palabra no sólo designa un objeto, sino que aísla su
característica esencial. Esto se puede ver fácilmente si
analizamos la raíz de la palabra… esta función analítica o
abstractiva de la palabra es más fácil de ver en las palabras
compuestas de más reciente aparición… teléfono, televisor”
(Luria, 1980).
Una variante de la conceptualización aristotélica se presenta cuando, dado el
género, se recurre a otros miembros de la misma clase para precisar sus
diferencias. Es decir, cuando definimos un concepto a partir de sus diferencias
esenciales con otros miembros del mismo género. Señalemos, como ejemplo
ilustrativo, una definición de animal por oposición a la de ser humano,
formulada por Merani, y la cual nos sirve para ratificar la cultura como
elemento esencial diferenciador entre animales y animales racionales:
“El animal [por oposición al ser humano] percibe la realidad
únicamente como individuo, aunque sea gregal; cara a cara
podríamos decir, de manera directa, sin que intervenga la
experiencia del grupo. Cada individuo es responsable de su
experiencia, cuyos resultados mueren con él” (Merani, 1979).
En una tercera acepción de la dimensión cognitiva tendríamos que referirnos a
los procesos de pensamiento o competencias cognitivas.
De acuerdo con los enfoques contemporáneos posteriores a Piaget, el
pensamiento involucra tanto los instrumentos de conocimiento como las
competencias cognitivas. Como sostiene Carretero para el área de las ciencias
sociales, pero que evidentemente podría ser transferido a cualquier ciencia:
“En definitiva, si queremos que los alumnos comprendan la
estructura y la dinámica de los fenómenos sociales, es preciso
que les proporcionemos ambos aspectos: habilidades
inferenciales y marcos o redes conceptuales. O dicho en un
lenguaje más coloquial, no basta con enseñar a pensar a los
alumnos, también es necesario proporcionarles contenidos
específicos sobre los que ejercitar esa capacidad inferencial”
(Carretero, 1987).
29
Esto quiere decir que para desarrollar el pensamiento es necesario que les
proporcionemos a nuestros estudiantes herramientas cognitivas o redes
conceptuales sobre las cuales ejercitar esas competencias cognitivas. Estos
instrumentos de conocimiento y los procesos de pensamiento involucrados en
su conceptualización son condición necesaria para acceder a la comprensión
de cualquier ciencia.
De esta manera y trabajando con jóvenes, lo esencial es abordar temáticas
posibles de carácter hipotético y a partir de allí razonar de dos maneras:
inductiva y deductivamente12. Un razonamiento inductivo es aquel que marcha
hacia niveles de generalidad cada vez mayores, al tiempo que un razonamiento
deductivo marcha hacia niveles de generalidad cada vez menores. Como
mostró Piaget, el pensamiento formal opera en dos direcciones: de lo general a
lo particular y de lo particular a lo general. El primer caso se conoce como
deducción; en él se aplican leyes de carácter general a situaciones particulares.
El caso contrario es el que conduce a generalizaciones graduales a partir de
situaciones inicialmente particulares. Procedimiento este último muy importante
en la formulación de las leyes físicas de los siglos XVI y XVII.
El cambio en las relaciones entre el estudiante y el docente
En una escuela en “tercera persona” el docente centraliza el poder y la palabra.
Él habla y prescribe, mientras que el estudiante acata y calla. La misión del
alumno es la de escuchar, atender, repetir y obedecer. De allí que, con
frecuencia, el maestro le explica al padre de familia que su hijo no cumplió los
objetivos, ya que “se distrae en clase”, “no trae las tareas”, “no atiende”, “no
cumple” o “no obedece” lo que se le indica. Supuestamente es el niño el que
reprueba el año y la responsabilidad recae exclusivamente en él. La función del
maestro es enseñar y se supone que él siempre cumple con sus
responsabilidades a cabalidad.
Por el contrario, en la escuela autoestructurante el maestro diluye su función y
se convierte en un guía, en un facilitador, o más aun, en un acompañante del
estudiante. La dinámica recae sobre este último, ya que se supone que el
estudiante inventa, descubre y construye sus propias explicaciones.
Desaparecen las tareas, los ejercicios y las lecturas; y se recurre a la acción, al
taller y al trabajo por proyectos guiados por las motivaciones infantiles.
Un modelo dialogante necesariamente tiene que redefinir las funciones y las
relaciones de estudiantes y de docentes. De esta manera, le asigna al maestro
la función esencial de mediador de la cultura. Él planifica, organiza, selecciona
jerarquiza y ordena los propósitos y contenidos a ser trabajados. Él debe
garantizar que dichos propósitos y contenidos sean acordes con el nivel de
12 Es cierto que con jóvenes se puede trabajar sobre hechos reales. Sin embargo, hay que
entender con Piaget que lo real es solo uno de los campos de lo posible. Y, en segundo lugar,
hay que reconocer que, tanto Escuela Tradicional, como los enfoques en “primera persona”,
han hecho creer que solo es posible trabajar lo real y con ello han reducido lo posible
exclusivamente a su dimensión real.
30
desarrollo del estudiante, tanto a nivel cognitivo, como socioafectivo y su
función esencial será la de favorecer y jalonar el desarrollo del estudiante. Para
ello, una condición indispensable es que sus niveles de desarrollo del
pensamiento, de formación valorativa y de comprensión lectora sean altos,
dado que solo así podrá impulsar a sus estudiantes a lograr dichos techos. Si
él, por ejemplo, careciera de competencias inductivas, deductivas o
argumentativas, muy seguramente no podría impulsar dichas competencias en
sus estudiantes. De la misma manera, si no ha accedido a un nivel de
comprensión lectora que le permita captar matices, formular hipótesis o hacer
una evaluación crítica de los textos, muy difícilmente podrá llevar a sus
estudiantes hacia una lectura intepretativa y crítica13. Otra condición es que
pueda realizar un seguimiento completo e integral del estudiante para que
pueda partir de allí para trabajar su zona de desarrollo potencial, tanto a nivel
cognitivo, como afectivo y práxico.
Pero las relaciones del estudiante también cambian. En esencia, estudiar de
manera activa es la función primaria del estudiante. Y por ello deberá
preguntar, tomar apuntes, exponer, dialogar e interactuar con el saber, los
compañeros y los docentes. Pero cada una de estas actividades requiere
redefiniciones frente a lo realizado tanto por los modelos autoestructurantes
como por los heteroestruucturantes. Por ejemplo, si al tomar apuntes lo hace
de manera reflexiva y crítica, ello favorecerá su aprehendizaje; pero si lo hace
de manera rutinaria, la toma de notas lo distraerá de la actividad cognitiva
esencial: comprender y aprehender.
El diálogo grupal en forma de mesa redonda, lectura y trabajo en equipo es
ideal para favorecer el desarrollo. La discusión y la cooperación entre
compañeros los enriquece a todos, así como es favorable la explicación de un
compañero a otro, ya que los estudiantes están en una edad de desarrollo
cercana entre sí y ello le permite a un joven acercarse a explicaciones que
están dadas en un lenguaje y un contexto emocional y cognitivo más próximo a
sí mismo. No es necesario que sea siempre así, pero sí es muy favorable el
que un estudiante se acerque a diverso tipo de explicaciones y que algunas de
ellas provengan de los mismos estudiantes. Como señala Ausubel, la
reiteración de las explicaciones en contextos diversos es esencial en el
aprendizaje significativo. Los trabajos de Mugny y Doise demuestran que la
interacción social es un factor positivo para el desarrollo intelectual cuando
aparece entre ellos un conflicto cognitivo, dado que la inteligencia es siempre
una construcción social (Mugny y Doise, 1983).
El proceso dialogante y por niveles deberá formar un individuo más autónomo
que tome decisiones sobre su proceso, que cuente con mayores grados de
autoconciencia en torno a sus procesos y que cualifique la planeación de sus
actividades; para ello es esencial que sea eliminada la arbitrariedad propia de
un modelo heteroestructurante. La enseñanza dialogada exige que el que
aprehende comprenda lo que hace, sepa por qué lo hace, conozca las razones
13 ¿Qué resultados cree que han obtenido sobre el desarrollo de las competencias argumentativas,
propositivas, sintéticas e interpretativas, los pocos estudios que se han realizado y que han tratado de
correlacionar el nivel alcanzado por los docentes con los niveles alcanzados por los estudiantes bajo sus
orientaciones?
31
que justifican la elección de las actividades seleccionadas para conseguir las
metas y comprenda la organización de su desenvolvimiento (Not, 1992, pág.
71). Asimismo, es necesario que la ausencia de direccionalidad propia de los
modelos autoestructurantes sea superada, ya que “si se trabaja sin maestro,
las tentativas acaban justo en el momento en que el trabajo debería comenzar”
(Alain, citado por Not, 1992). Para ello nunca hay que olvidar que la relación
pedagógica que se establece entre estudiantes y maestros en la
interestructuración nunca es simétrica. Cada uno mantiene relaciones activas y
diferentes. El maestro es un representante de la cultura y el estudiante accede
a ella mediado por aquél.
Las implicaciones didácticas de un Modelo dialogante
Las metodologías y didácticas son también profundamente modificables por el
modelo pedagógico adoptado. Es así como los modelos heteroestructurantes
suelen recurrir a metodologías expositivas y magistrales, al tiempo que los
modelos autoestructurantes privilegian el taller, la excursión, el experimento, el
laboratorio, la visita y el museo y debilitan considerablemente la lectura, el
diálogo y la exposición docente.
Las metodologías interestructurantes están asociadas al diálogo y a la
valoración del proceso de aprehendizaje como un proceso que se realiza por
fases y niveles de complejidad creciente que reivindican el papel directivo y
mediador del docente y el papel activo del estudiante. De allí que recurran al
diálogo desequilibrante para generar desestabilización en los conceptos y en
las actitudes previas con los que llega el estudiante, pero también valoran la
necesidad de la exposición docente, siempre y cuando ella presente la
búsqueda intencional de la comprensión, la trascendencia y la mediación del
significado y no esté concentrada en la rutina y la mecanización, como lo
buscaron los enfoques tradicionales (Feuerstein, 1995).
Como queda relativamente claro desde Sócrates, sólo quien es confrontado y
en realidad duda de su verdad, asume una actitud positiva ante el
aprehendizaje, ya que quien cree entender y comprender no pone en duda sus
explicaciones y no requiere modificar sus esquemas interpretativos. De allí que
sean precisamente las contradicciones que nos plantean las nuevas ideas
formuladas, en especial por los docentes y los compañeros, las que nos
generen la necesidad de revisar los esquemas propios. En ocasiones dicha
revisión puede provenir de nuestra propia praxis o de la reflexión sobre las
propias experiencias y de nuestra confrontación con la realidad objetiva; pero
es mucho más común que los cambios de esquemas provengan de diálogos
con maestros y compañeros; en especial, en niños y jóvenes. El desequilibrio
que dicha situación genera es lo más próximo al concepto de motivación, dado
que casi nadie puede permanecer un largo tiempo en una situación de
incertidumbre y ambigüedad y por ello, el desequilibrio suele actuar como un
impulsador, como un nuevo reto para avanzar cognitivamente14. En este
sentido, las mesas redondas, las lecturas colectivas, los debates y los
14 Hace cerca de dos décadas, esta idea fue desarrolla por el autor en un texto en el que se
caracterizaban estrategias didácticas interestructurantes (De Zubiría M y J., 1989, Capítulo IV)
32
seminarios, son excelentes maneras para favorecer el diálogo constructivo y
para generar condiciones y actitudes muy propicias ante el aprehendizaje.
Así mismo, el aprehendizaje de unos conceptos que fueron construidos por
fuera de la escuela en el ámbito científico, requiere de dinámicas interactivas
que confronten y generen diálogo con los conceptos que previamente habían
aprehendido los estudiantes y demanda de estrategias que los coloquen a ellos
y a los docentes en permanente actividad reflexiva. De allí que las estrategias
del seminario, la mesa redonda, la lectura colectiva y reflexiva, o la
investigación dirigida, entre otras, sean en mayor medida aprovechadas
cuando estén precedidas de explicaciones del docente, cuando exijan lecturas
previas y cuando cuenten con la debida intervención del docente antes, durante
y después de su desarrollo, siempre y cuando ésta no conduzca a debilitar la
participación y reflexión del estudiante y la de sus compañeros.
Por otra parte, el estudio de obras culturales esenciales en la historia humana
es muy positivo, en especial cuando las temáticas abordadas vinculen afectiva
y cognitivamente a los jóvenes y siempre y cuando la preparación previa por
parte del docente sea la adecuada y la contextualización histórica, social y
cultural sea pertinente. La modelación y la permanente exigencia de releer,
reescribir y reelaborar, son condiciones esenciales para alcanzar mayores
niveles de cualificación, pero deben estar acompañadas de observaciones,
reflexiones y orientaciones claras, pertinentes y constructivas. Por ello son tan
esenciales cuando se trata de revisar proyectos, creaciones y objetos.
En el trabajo científico, la investigación suele ser una opción y un techo ideal
por alcanzar. Sin embargo, ello sólo es posible con muy altos niveles de
mediación en la formulación de la pregunta, en la selección de las variables, en
el diseño, en el marco conceptual y en la revisión de antecedentes. Solo
mediante un papel activo y directivo del docente, es posible que un reto
complejo, como el que implica acercarse a la creación de conocimientos, sea
posible. La idea, sustentada con mucha fuerza en nuestro tiempo, de
considerar a los estudiantes como investigadores, puede parecer seductora y
atractiva, en especial para maestros jóvenes; sin embargo, es muy débil
teóricamente, dado que resulta muy poco creible – como sostienen los
enfoques constructivistas – que un estudiante actúe ante el conocimiento de
manera similar a como lo hace un investigador de punta. La diferencia esencial
entre los dos está en la mediación intencional, trascendente y significativa que
ejerce el buen docente en el caso del estudiante, mediación con la cual no
puede contar el investigador. En consecuencia, decir que el estudiante inventa
y contruye teorías es atractivo y simpático, pero carente de realidad. Por ello,
conviene seriamente preguntarse con Solomon si en realidad son los alumnos
asimilables a los investigadores científicos de punta. (Solomon, 1989). Y la
respuesta muy seguramente tiene que ser que no.
Así mismo, un trabajo orientado por un modelo pedagógico dialogante exige
comprender el aprehendizaje y el desarrollo como un proceso que se realiza
por niveles de complejidad creciente. Para ello, la temática a trabajar deberá
conocerse con antelación y justificarse de manera amplia y clara ante el
estudiante. Solo así ganamos en trascendencia, condición esencial de una
33
mediación de calidad (Feuerstein, 1994). La temática deberá dividirse en
niveles de profundidad y no de extensión como ha sido dominante en la
Escuela Tradicional y las diferencias entre cada uno de los niveles deberán ser
claras para los estudiantes con anterioridad a su realización.
Organizar las temáticas por niveles de complejidad y profundidad diferenciados
contribuye de manera sensible a fomentar la autonomía de los estudiantes,
favoreciendo la organización del tiempo por parte de éstos, la planeación, la
programación y la selección de metas a corto y mediano plazo, respetando de
manera clara y decidida los ritmos individuales de aprehendizaje, desarrollo,
estudio y trabajo.
En este sentido resulta muy positivo el trabajo adelantado a nivel mundial al
organizar los resultados de las pruebas Pisa (2000 y 2003) por niveles de
complejidad creciente; o lo realizado en nuestro país en las pruebas Saber o en
el propio ICFES, o la organización por niveles adelantada en el Instituto Alberto
Merani (IAM, 2000).
Mientras que en la educación tradicional la definición de los plazos para
entregar trabajos y tareas o presentar evaluaciones son fijados por el profesor
de manera arbitraria, subjetiva y espontánea y, de otro lado, en los enfoques
autoestructurantes se tienden a eliminar las lecturas, las tareas y los trabajos,
en un modelo dialogante que organice y respete los niveles propios del
aprehendizaje y el desarrollo, debe existir una definición previa, la cual no
deberá ser violada por parte del profesor ni por parte del estudiante; dicho
proceso debe delimitar con antelación los techos correspondientes a cada uno
de dichos niveles.
Por otra parte, la formación valorativa es necesario realizarla también a nivel
disciplinar, y no solamente trandisciplinar como ha sido sustentado con tanta
fuerza en las reformas educativas implementadas recientemente en diversos
países del mundo. Un área especial, ayuda a pensar y construir los contenidos
los textos y las estrategias que nutrirán el trabajo transversal jalonado desde
valores y hacia las diversas áreas. Un área como la señalada, ayudaría al
estudiante a enfrentarse a su propia historia y biografía, a sus raíces y
relaciones, a los orígenes de sus actitudes y valores; y sería el cimiento de la
constrrucción de un proyecto de vida personal y social.
Guiados por estos principios, pusimos en práctica de manera innovadora en el
Instituto Alberto Merani un trabajo disciplinario, transdiciplinario y
extracurricular, en torno a la formación valorativa y la hemos sometido a
seguimiento e investigación durante sus dos décadas de vigencia15.
Según lo anterior, a nivel disciplinar se favorece la formación de un proyecto
de vida individual con dimensiones y alcances sociales. A nivel extracurricular
se han puesto en práctica estrategias innovadoras para favorecer la
comprensión, la sensibilidad y la práctica valorativa. Mediante dichas prácticas
15 Para ver sus sustentación, su desarrollo y sus caracteríticas, consultar el texto escrito por dos hermanas
y una colega (De Zubiría, X y otros, 2002) y para conocer algunas de las investigaciones que validan la
experiencia consultar (De Zubiría y otros, 2003)
34
se entrega la dirección de la institución al grupo de estudiantes mayores y ellos
nombran libremente sus directivas y docentes durante cuatro veces al año;
y.se favorece la socialización de sentimientos en días especiales. Teniendo
una comunidad de menos de 400 estudiantes, en solo uno de ellos circulan
16.000 mensajes afectivos cuando se invita a los niños a que expresen
emociones y afectos a otros niños y jóvenes de manera esencialmente libre16.
Estas son prácticas y estrategias metodológicas que ayudan a sensibilizar a
los jóvenes bajo nuestra formación17.
De otro lado, las actitudes son evaluadas por los docentes y compañeros e
intervenidas pedagógicamente de manera continua asignando a ellas una
importancia tan alta como la demandada al trabajo académico. La evaluación
permite el seguimiento personal, familiar e institucional de las actitudes y
ayuda a tomar las medidas necesarias cuando comienzan a detectarse los
problemas. La evaluación favorece la reflexión valorativa y la conciencia sobre
los procesos y las tendencias. Indudablemente es una evaluación de
naturaleza compleja e intersubjetiva, y teniendo en cuenta ello hay que
abordarla de manera intersubjetiva, dado que la intersubjetividad es la mejor
manera, hoy por hoy, de acercarnos a lo objetivo. Por su parte, las
intervenciones actitudinales, favorecen la conciencia y la reflexión personal y
colectiva, individual, grupal y mediada sobre las actitudes.
Lo más importante de este proceso es que en el Instituto Alberto Merani desde
hace seis años venimos recibiendo niños de diversas capacidades
intelectuales, pero con adecuado nivel en los intereses por el conocimiento y la
autonomía. La conclusión es impactante: los resultados en las pruebas de
pensamiento e interpretación aplicadas por el Estado colombiano a los
570.000 egresados de la educación media, ubican a los egresados del Merani,
independientemente de sus capacidades intelectuales, en el Primer lugar
nacional para el acumulado entre el año 2000 y el 2005 entre las 50.000
instituciones educativas (Portafolio, marzo 30 de 2006). Con lo cual podemos
concluir que para tener éxito en la vida académica, es mucho más importante
presentar actitudes favorables, contar con una familia resonante y buenos
currículos, docentes y textos, que tener capacidades intelectuales altas. Con
ello, hemos ratificado, después de seis años de seguimiento, una de las
conclusiones centrales de las teorías de punta de la inteligencia a nivel
mundial.
En consecuencia, padres y maestros somos factores esenciales para detectar
a tiempo las capacidades, los talentos, las motivaciones y las posibilidades de
los jóvenes. Así mismo, compartimos la responsabilidad, si estas
potencialidades se desarrollan o no. Sin padres y maestros no hay detección
de las potencialidades, y sin mediación no hay desarrollo, como demostró
Feuerstein dramáticamente al ver cómo las capacidades se deterioraban ante
16 Recientemente un niño de siete años se acercó a mi oficina (en mi oficina los niños son los únicos que
no tienen que pedir cita) y soyozando me dijo: “Yo creía que nadie me quería y ahora se que hay por lo
menos diez y seis niñiños y profesores que me quieren”. Eso lo decía mostrándome diez y seis menajes
afectivos recibos ese día.
17 La idea de dedicar un día al afecto exclusivamente surgió en la clase de relativismo social, la cual
estaba en ese momento bajo la orientación de la profesora Luz Stella Guarín. Siendo este el germen, el día
se ha enriquecido en las diez oportunidades que lo hemos celebrado hasta el momento.
35
la ausencia de mediadores de calidad de la cultura para los niños y jóvenes
judíos antes y durante la Segunda Guerra Mundial (De Zubiría, 2002). Esto
implica que la inteligencia analítica, la valorativa y la práxica son altamente
variables y que dependerá fundamentalmente de los maestros y de los padres
el que se alcancen niveles altos o bajos en cada una de las inteligencias. Para
lograr el desarrollo, hoy en día, un modelo pedagógico Dialogante tendría la
última palabra y, en mayor medida, si reconoce el carácter social y cultural de
toda idea, todo valor y toda acción. Éste es el esfuerzo que hemos venido
haciendo en el Instituto Alberto Merani, en especial desde que después de los
resultados obtenidos en las investigaciones y seguimientos realizados
concluimos necesario abandonar varios de los postulados iniciales de la
“Pedagogía Conceptual” y decidimos abrir la institución a niños de todas las
capacidades intelectuales, asignar un papel más activo al estudiante en el
proceso de aprehendizaje y lectura, involucrar en mayor medida las categorías
de lo complejo, lo sociocultural y lo dialéctico, reconocer nuevos elementos en
las tesis de Merani, Vigotsky y Wallon y lograr conformar un equipo mucho más
estable y dialogante de maestros.
Para profundizar:
ANDRADE, G. (2006) Fundamentación y lineamientos para el trabajo
valorativo. Bogotá: Material impreso.
AUSUBEL, D. Hanesian, H. y Novak, J. (1983). Psicología Educativa. Un
punto de vista cognoscitivo. México: Editorial Trillas. 2da. edición.
BUSTOS, F. (1994). “Peligros del constructivismo”. Revista Educación y
Cultura. Bogotá: Federación Colombiana de Educadores. Julio 1994.
CARRETERO, M. (1994). Constructivismo y educación. Madrid: Editorial Luis
Vives.
CARRETERO, M. y otros. (1987). La enseñanza de las ciencias sociales.
Madrid: Editorial Visor.
COLL, C. (1994). Psicología y Currículum. Buenos Aires: Paidós.
___________ (1996). “¿De qué hablamos cuando hablamos de
constructivismo?” Madrid: Cuadernos de Pedagogía, marzo 1996.
DAVIDOV, V. (1987). “Análisis de los principios didácticos de la escuela
tradicional y posibles cambios de enseñanza en el futuro próximo”; en
Psicología evolutiva y pedagógica en la URSS. Antología. Bogotá: Progreso.
______________ (1988). Tipos de generalización en la enseñanza. La Habana:
Editorial Pueblo y educación.
DE ZUBIRIA, J. (1994). Los modelos pedagógicos. Bogotá: Editorial Fundación
Alberto Merani, 19ª edición.
36
_____________ (2002). De la escuela nueva al constructivismo. Bogotá:
Cooperativa Editorial del Magisterio.
_____________ (2005). Inteligencias, talentos y educación. Bogotá: Coedición
del Instituto Alberto Merani y la Gobernación del Valle del Cauca.
__________ (2006a). Las competencias argumentativas. La visión desde la
educación. Bogotá: Cooperativa Editorial del Magisterio.
______________ (2006b). Los modelos pedagógicos contemporáneos. 2ª
edición. En prensa. Bogotá: Cooperativa Editorial del Magisterio.
DE ZUBIRÍA y otros (2006). ¿Cómo formar el talento?. Cali. Coedición de la
Gobernación del Valle del Cauca y el Instituto Alberto Merani.
DE ZUBIRIA, M. (1996). Teoría de las seis lecturas. Bogotá: Editorial
Fundación Alberto Merani.
DE ZUBIRIA, M. y DE ZUBIRÍA, J. (1989). Biografía del pensamiento. Bogotá:
Cooperativa Editorial del Magisterio.
DE ZUBIRÍA, X y otros (2004). Una propuesta para la dormación valorativa. La
expericnia del Instituto Alberto Merani. Bogotá: Ediciones del Instituto Alberto
Merani.
FEUERSTEIN, R. (1993). Modificabilidad Cognitiva y Programa de
Enriquecimiento Instrumental. Manual para el alumno y el docente. Madrid:
Instituto Superior Pío X
KOHLBERG y otros (2002). La educación moral según Lawrence Kohlberg.
Madrid: Gedisa.
MERANI, A. (1969). Psicología y Pedagogía. México: Grijalbo.
_________ (1976). Carta abierta a los consumidores de psicología. Buenos
Aires: Grijalbo.
__________ (1977). Naturaleza humana y educación. Buenos Aires: Grijalbo.
___________ (1979). El lenguaje, cualidad del viviente. Buenos Aires: Grijalbo.
___________ (1982). Diccionario de pedagogía. Buenos Aires: Grijalbo.
___________ (1983) Historia ideológica de la psicología infantil. Buenos Aires:
Grijalbo.
MORIN, E. (2000). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro.
Bogotá: Ministerio de Educación Nacional.
37
_________ (2001). La cabeza bien puesta. Buenos Aires: Editorial Nueva
visión.
MUGNY y DOISE (1983) La construcción social de la inteligencia. México: l
Trillas.
NOT, L. (1983). Las pedagogías del conocimiento. México: Fondo de cultura
Económica. 1ra . edición en español.
________ (1992). La enseñanza dialogante. Madrid: Herder.
PERIÓDICO PORTAFOLIO. Bogotá: Marzo 30 de 2006
REICH, R. (1993). El trabajo de las naciones. Buenos Aires: Vergara.
VIGOTSKY, L. (1992). Obras escogidas. Seis tomos. Buenos Aires: Visor.
VAN DIJK, T. (1990). La noticia como discurso. Comprensión, estructura y
producción de la información. Buenos Aires. Editorial Paidós.
___________ (1991) La ciencia del texto. Madrid: Editorial Paidós. 5ª edición.
______________ (2004). “De la gramática del texto al análisis crítico del
discurso Autobiografía académica y notas bibliográficas”; en: Revista
Colombiana de Educación. Universidad Pedagógica nacional. Bogotá. Primer
semestre de 2004.
VASCO, Carlos (1998). Constructivismo en el aula: ¿Ilusión o realidad?.
Bogotá: Editorial Universidad Javeriana.
WALLON, H. (1984). La evolución sicológica del niño. Madrid: Grijalbo.
__________ (1987). Psicología y educación en el niño. Madrid: Ministerio de
Educación y Cultura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s