EL SISTEMA EDUCATIVO DE HONG KONG. EL EXITO ES EL PUNTO DE PARTIDA…

mayo 2009 29
POLÍTICA EDUCATIVA INTERNACIONAL
HONG KONG:
EL ÉXITO ES SÓLO UN PUNTO DE PARTIDA*

El sistema educativo en Hong Kong

El sistema educativo de Hong Kong es similar al del Reino Unido y posee estándares de calidad extremadamente elevados. La educación elemental del país comprende un ambicioso plan de estudios. Las asignaturas básicas incluyen chino, inglés y matemáticas con un amplio énfasis en música, educación física y artes. La escuela secundaria está basada en gran medida en el sistema escolar inglés, con gran difusión en la educación separada por sexos. En el nivel 4, la mayoría de los estudiantes de secundaria deben escoger entre las áreas llamadas “ciencia”, “artes” y “comercio” dependiente de las políticas de la escuela. Al final del nivel 5 se toma el Certificado de Evaluación de Estudios de Hong Kong (HKCEE). El examen es equivalente al Certificado General de Educación Secundaria (GCSE) del Reino Unido o los exámenes de niveles ordinarios (Certificado General de Educación del Reino Unido.

**********************

La enseñanza superior juega un papel muy importante en el sistema educativo. Existen ocho universidades y muchas otras instituciones de educación superior. Hay 19 diferentes exámenes disponibles de nivel avanzado y 20 para las asignaturas de nivel subsidiario avanzado. El costo de los programas de licenciatura, titulación y de tiempo completo es relativamente bajo debido a los grandes subsidios gubernamentales. Por el hecho de ser una ciudad cosmopolita, las instituciones de educación superior de Hong Kong atraen a muchos estudiantes extranjeros.
A veces, al caminar por las estrechas calles de Hong Kong, puede uno pasar por una escuela sin percatarse de su existencia. Las escuelas se encuentran, literalmente, incrustadas entre enormes edificios habitacionales o comerciales que las ocultan de manera discreta o intencional entre sus muros.
Lograr permisos para entrar a las escuelas en Hong Kong fue en particular difícil. Por tal razón, el número de planteles que por fin accedió a abrirme sus puertas fue reducido. En consecuencia, dada la enorme dificultad y, por tanto, limitación en cuanto al número de escuelas participantes en mi proyecto, mis visitas fueron muy detalladas. Procuré no perder pormenor alguno en cada una. Éste es un momento propicio para recordar que entrar a las escuelas de estos países es ingresar a recintos donde la cultura de la educación y el esfuerzo está arraigada de manera profunda e histórica, lo mismo en estudiantes que en padres, familias y maestros.
El sistema educativo está construido como una pirámide de mérito a cuya cúspide sólo llegan los mejores. Pero como el deseo de llegar hasta la cumbre se deriva de su cultura, la competencia es feroz y, por ello, los asiáticos en general, y los chinos de Hong Kong, en particular, se esfuerzan tanto y con esmero en su carrera estudiantil: estudian a todas horas.
Ya dentro de la escuela, los salones de clases suelen estar atiborrados con niños y jóvenes que llegan a sumar hasta 45 estudiantes por salón, aunque las cifras oficiales
Eduardo Andere M.*
* Profesor investigador de medio tiempo del ITAM, y asesor
en temas de política educativa y escolar.
Las escuelas de Hong Kong no impresionan por sus instalaciones, aunque sí por sus equipos, limpieza y acomodo, a pesar de la notoria escasez de espacios. Están construidas de
manera vertical, por lo que no asombra ver escuelas de siete, ocho o más pisos que en
algunos casos deben ser recorridos a pie por los estudiantes varias veces durante la jornada escolar. Desde luego, las escuelas tienen ascensores pero éstos son para uso exclusivo
de la facultad y personal administrativo o para estudiantes con necesidades especiales.
30 Educación 2001
marcan números inferiores. La notoria escasez del espacio abierto y de salones amplios los obliga a ser muy eficientes en lo relativo a su explotación y cuidado.
Mi primera visita a una escuela de Hong Kong no representó grandes cambios referentes a la filosofía curricular de lo que había visto en Inglaterra, ya que se trataba de una escuela internacional con un director inglés y una población estudiantil mayoritariamente asiática, pero con muchos alumnos de origen inglés y europeo. Ésta es una escuela especial porque, a pesar de que es internacional, recibe subsidio público. La escuela lucía muy limpia, con una densidad poblacional bastante elevada, lo cual se reflejaba a la hora del recreo en los patios y pasillos repletos de niños y jóvenes. La escuela sigue más los programas, revisiones y evaluaciones inglesas que los esquemas ordenados o sugeridos por las autoridades de la Región Administrativa Especial de Hong Kong.
Mayor impresión me ocasionó la segunda escuela, situada a 45 minutos del centro de Hong Kong en taxi y con una población estudiantil de origen chino en su totalidad. La entrevista con el director de esta escuela fue interesante y fructífera pues se trataba de un investigador académico quien había decidido dejar su cubículo universitario por una experiencia directa en la administración escolar. En sus palabras:
—He participado intensamente en los ejercicios de la reforma eduEn
Hong Kong la notoria escasez del espacio abierto
y de salones amplios los obliga a ser
muy eficientes en lo relativo a su explotación y cuidado
mayo 2009 31
cativa de Hong Kong. El problema no es redactar una nueva política educativa o escolar, sino implantar dicha política o práctica en el nivel de la escuela misma. Así que para mí el debate sobre “qué hacer” se convirtió, después de muchos años, en algo inútil. Por tanto, tomé la decisión, un poco como producto del cansancio de diseñar políticas nuevas sin resultados y, otro poco, como consecuencia de mi curiosidad profesional, de solicitar el trabajo de director de una escuela secundaria para intentar que las cosas sucedan en realidad.
Resultados académicos
Existe la percepción, por parte de autoridades y también expertos académicos y gubernamentales, de que los estudiantes chinos de Hong Kong son buenos para responder a la vez que rápidos y habilidosos en ejercicios numéricos y computacionales. Esto a costa de su desempeño en otras áreas donde la creatividad e improvisación son necesarias para anotarse altas calificaciones.
Yo creo que se exagera la nota. Por ejemplo, si nos atenemos a los resultados de PISA 2003, en efecto los estudiantes de 15 años cumplidos de Hong Kong obtuvieron los resultados más altos de la evaluación de matemáticas, que, por demás está decirlo, fue el área de concentración de esta ronda de PISA. De acuerdo con los resultados de PISA 2003, Hong Kong obtuvo en matemáticas el promedio de aciertos más alto de los 40 países participantes, con un resultado promedio de 550 puntos. Y, en efecto, en el área de lectura, no demostraron resultados tan altos como en las otras tres áreas evaluadas por PISA 2003. Con todo, el resultado promedio de 510 en lectura para los estudiantes de Hong Kong tampoco fue una tragedia. En esta área Hong Kong sólo está a 33 puntos de diferencia de Finlandia que obtuvo el resultado más alto de todos los países participantes. De hecho, en todas las áreas evaluadas, menos en ciencias, Hong Kong estuvo por encima de Japón y casi empatado con Corea, que son otros colosos de la educación escolar mundial.
En otras evaluaciones internacionales de matemáticas, como TIMSS 2003, los estudiantes de Hong Kong de 14 años de edad (segundo de secundaria) obtuvieron el segundo lugar, empatados estadísticamente con los estudiantes de Corea del Sur y Taiwán. Los niños de primaria de Hong Kong también obtuvieron, en la misma evaluación TIMSS 2003, el segundo lugar mundial. Los resultados de los niños de primaria en comprensión de la lectura en otra evaluación internacional conocida como PIRLS 2001, no fueron tan altos como los de TIMSS, pero tampoco se separaron mucho de los primeros lugares. Estos resultados de TIMSS y PIRLS son corroborados por PISA.
La distancia con México en cualquiera de las cuatro áreas evaluadas es enorme. En conjunto la diferencia es de 573 puntos. Es tanto como decir que a los estudiantes de Hong Kong se les quitara toda un área de evaluación y, de todas formas, sus resultados globales serían mejor que los de los estudiantes mexicanos. Si esto no es rezago no sé qué lo es.
La cultura y su impacto
en los resultados
Los asiáticos de estas lejanas tierras tienen una actitud hacia el éxito y el fracaso muy peculiar. Como parte de su cultura casi siempre piensan que su situación (ya sea en lo económico, en lo empresarial o en lo educativo) es peor que la real. Es una cultura que una vez que conquista un objetivo, no mide el logro por
32 Educación 2001
el espacio ganado sino por lo que se puede ganar. Lo recorrido es un triunfo sólo en la medida en que es punto de partida para el objetivo más lejano. Esto hace que siempre estén alertas y en constante esfuerzo. Es una cultura en donde la lucha y la dedicación, en sí, son un valor y son, además, motivo de orgullo personal, familiar y comunitario. El éxito sólo se obtiene mediante el trabajo y el esfuerzo, donde la educación ocupa un lugar especial. Acostumbrados durante siglos a evaluaciones y pruebas de toda índole, los asiáticos nacen y crecen en un ambiente proclive al arduo trabajo y al estudio. La educación de alto nivel es vista como el único camino para el éxito y por ella sacrifican otros consumibles y tiempo libre.
De cualquier manera, percibo que los responsables de diseñar y poner en marcha las políticas educativas y escolares piensan que la educación debe cambiar hacia nuevos métodos de enseñanza-aprendizaje, con currículos más modernos menos estrictos y con escuelas que denoten mayor capacidad de administración in situ.
Con todo, los chinos de Hong Kong piensan que el énfasis en los exámenes ha exacerbado una cultura de esfuerzo que en lugar de premiar la creatividad ha privilegiado la repetición y la réplica. Como uno de mis entrevistados me dijo:
—Los chinos de Hong Kong son muy buenos para tomar las innovaciones de otros, mejorarlas y colocarlas en los mercados con gran rapidez y éxito. Hoy pensamos que podemos cambiar esto. La reforma educativa en la que estamos inmersos podría ayudarnos a reorientar el esfuerzo hacia nuevos rumbos, más para la crítica y la creatividad que para la repetición y la réplica.
Entonces, la filosofía detrás de los cambios propuestos en la reforma educativa del año 2000, en sintonía con los cambios de la década de 1990, tanto en la administración de las escuelas (al otorgarles más autonomía con mayor énfasis en los procesos de liderazgo y administración) como en el currículum, está orientada a desarrollar mentes más abiertas y creativas, para resolver problemas y superar desafíos diferentes e imprevisibles y no necesariamente para resolver aquellos problemas para los que han sido entrenados y se han ejercitado durante años. Esto ha requerido no sólo cambios institucionales sino actitudinales por parte de directores, maestros y padres de familia. Cambiar actitudes repetidas hasta la saciedad, devengadas en cultura y permeadas en formas de pensar y ser es lo más difícil que puede uno enfrentar al intentar modificar los sistemas y las organizaciones, ya sean educativas, políticas, sociales o empresariales.
Las razones del éxito educativo: “enseñar
para el examen”
PISA 2003 cayó por sorpresa para Hong Kong y sus autoridades eduLlene
esta forma y deposite $408.00 a la cuenta Banamex 2797925 sucursal 0661,
a nombre de Editorial Educación 2001, S. A. de C. V.
Suscripción en Estados Unidos, U.S. $70.00. Europa, Centro y Sudamérica, U.S. $80.00.
Nombre:
Dirección:
Colonia: Ciudad:
Entidad federativa: CP:
Teléfono: Correo electrónico:
Suscripción a partir del número:
Suscríbase hoy a la excelencia educativa
Una vez efectuado su pago, envíe el comprobante por fax o correo electrónico;
y la confirmación vía teléfonica de la recepción del mismo, para brindarles un mejor servicio.
Tels. 56-62-01-56, 56-63-07-41 y 01-800-55-57-38-98
mayo 2009 33
cativas. En realidad no esperaban tan altos resultados. No esperaban ser los mejores en matemáticas y tampoco colocarse en el tercer lugar de todos los países participantes en las cuatro áreas de evaluación. Su interpretación de sus altos resultados no se deriva tanto de las virtudes del sistema educativo o las bondades de las escuelas o política educativa sino de los hábitos de enseñanza y estudio tanto de maestros como de estudiantes. Son hábitos, por demás está decirlo, impregnados en una sociedad que promueve la cultura de alto desempeño, del estudio y del esfuerzo. Así que los maestros están acostumbrados a enseñar para el examen. El currículum y la interpretación del mismo responden a una estructura de exámenes. Con la repetición e insistencia en ejercicios y tareas interminables que los estudiantes replican o realizan en casa, con tutores o sin ellos, o que efectúan en las academias privadas1 hasta altas horas de la noche o en la madrugada, se logra que estos estudiantes estén mejor entrenados que sus compañeros occidentales cuando se trata de demostrar conocimiento, habilidades y competencias con exámenes estandarizados tipo PISA, PIRLS o TIMSS.
La política de “enseñar para el examen” suscita la crítica más dura y sólida por parte de los expertos y los no expertos que no simpatizan con los sistemas y políticas educativos orientados por evaluaciones estandarizadas, quienes resaltan la debilidad de dichos sistemas y políticas. El debate es interminable. Evaluaciones van y evaluaciones vienen y los admiradores y retractores de la idea del binomio estandarización-evaluación no se ponen de acuerdo. La evidencia, con base en métodos científicos, no termina por producir un paradigma que resuelva de tajo las discrepancias en el debate académico. Y la verdad es que a la luz de todos los esfuerzos de uno y otro bando, no parece existir respuesta alguna en el futuro cercano. Para los políticos y administradores de la educación los factores populares en estos días son la estandarización, los exámenes, la evaluación y la rendición de cuentas; en el caso de los académicos y los directores de escuela, lo son la autoevaluación y la administración escolares in situ.
El brillo educativo
de los asiáticos
Por supuesto, el hecho de que los asiáticos y en particular los chinos de Hong Kong brillen en evaluaciones estandarizadas internacionales no refleja la fortaleza de un sistema educativo o de un conjunto de políticas y prácticas educativas y escolares, sino, más bien, irradia los efectos de una cultura basada en el esfuerzo, la repetición y la competencia a ultranza. Los asiáticos, sabedores de su realidad, son los primeros críticos de la misma, al menos en el nivel de los expertos académicos y gubernamentales, directores de escuela y maestros. Es también una realidad que quieren cambiar y en la que están invirtiendo recursos y aplicando nuevas políticas. Mediante estas políticas intentan producir una nueva cultura de estudio, riesgo y actitud hacia la escuela. Por ello, los asiáticos se vuelven más hacia Occidente para aprender las “mejores prácticas”, en tanto que los occidentales de vanguardia educativa miran a Oriente para iluminarse con las usanzas educativas y escolares asiáticas.
El futuro de la educación
de Hong Kong
según los expertos
De acuerdo con informes publicados por la Comisión de Educación, en lo que deberá hacerse hincapié para el futuro es:
1) Reforzar la propuesta de colocar al estudiante en el centro de la reforma educativa.
2) Continuar promoviendo el enfoque en las cuatro tareas del aprendizaje de la reforma educativa, a
34 Educación 2001
grados uno a siete [o de primero de secundaria a tercero de bachillerato en el sistema mexicano, más un año adicional]) alojados en aulas y laboratorios, impresiona más por sus equipos que por sus instalaciones. Con todo, se trata de una escuela privada dependiente de tipo vocacional (es decir, bivalente con salida al mercado laboral), con impresionantes laboratorios técnicos para trabajos de diversa índole. De hecho, en el tiempo que el director y yo comimos, uno de los estudiantes diseñó y terminó dos recuerdos de plástico para llevar conmigo: un llavero y un portatarjetas.
saber: a) educar con principios morales y cívicos; b) leer para aprender; c) continuar con el esquema que induce al aprendizaje basado en proyectos, y d) fomentar el uso de las tecnologías de información para el aprendizaje interactivo.
3) Mejorar la capacidad profesional de los maestros y directores.
4) Continuar el cambio de un sistema altamente centralizado en el control de las escuelas a un modelo de decisiones basado en la escuela.
5) Mejorar la coordinación en el diseño e implantación de políticas, al igual que la comunicación entre quienes diseñan políticas y las ejecutan en el nivel escolar.
6) Reforzar la tendencia mostrada en las actividades extracurriculares y los mecanismos de autoevaluación de las escuelas mismas, las cuales deberán incluir el aprendizaje mediante proyectos de niños y jóvenes como un factor de desempeño.
El último informe sobre el progreso educativo señala lo que se espera para el futuro: 1) las escuelas secundarias enfrentarán una población estudiantil decreciente; 2) el cambiante clima social y la estructura familiar hará más difícil la tarea de educar a las generaciones jóvenes, y 3) esto requerirá más apoyo para nuestros educadores y más reconocimiento a su esfuerzo (Education Comision, 2006, p. 53).
Camino a la escuela
Estoy en mi penúltimo día de actividades en Hong Kong. La que sigue es una de mis últimas visitas a sus escuelas. Son las 9:30 a.m. de un jueves escolar cotidiano y estoy sentado en una pequeña sala de espera de una escuela secundaria. Está situada en la parte continental o peninsular de Hong Kong, muy cerca de la frontera con China, como a una hora y media de la isla de Hong Kong. De hecho, por estos rumbos se siente uno más en China que en Hong Kong. Por aquí se diluye fuertemente la influencia occidental y se acentúa la presencia china. A partir de mi último cambio de trenes en la estación Nam Cheong no he visto otra persona con rasgos occidentales. Y por la hora y día de mi visita el moderno y largo tren-metro que me trajo a esta localidad se encontraba vacío con prácticamente un solo vagón tan extenso que la vista se perdía antes de lograr distinguir el final del tren en uno u otro sentido.
Como, pese a las precauciones tomadas con antelación, me fue difícil encontrar el domicilio exacto de la escuela, me acerqué a preguntarle a una policía quien con amabilidad me atendió y escoltó hasta la escuela, pero sin poder intercambiar una sola palabra en inglés. Así que por un lapso de diez minutos y al compás de puras señas y sonrisas, me guió hasta la puerta principal de la escuela. Ya había sido advertido de esta situación y tomé mis precauciones al traer el domicilio escrito en mandarín. Y aunque la mayoría de la gente se comunica en cantonés, el idioma que se enseña es el mandarín.
La escuela se encuentra ubicada entre amplias avenidas, pasos a desnivel peatonales, la estación de tren y un impresionante conjunto de edificios multifamiliares, de 40 o 50 pisos, pegados unos con otros. Algo así como el multifamiliar de Tlaltelolco pero en grande. La zona no refleja en nada el bullicio y lujo del centro financiero y turístico de Hong Kong y del distrito de Kowloon, desde donde se admira el impresionante espectáculo de edificios y colores de la isla de Hong Kong. Por el contrario, el ambiente físico y la arquitectura urbana que rodean a esta escuela son bastante modestos. El lugar luce limpio de una forma impresionante, al igual que el tren, el metro y los andenes.
La escuela secundaria es muy parecida a las otras, es decir, de arquitectura vertical, de salones simétricos, de espacios reducidos en términos del número de estudiantes (1 200 para esta secundaria con
mayo 2009 35
Visión de los directores
La primera escuela era privada dependiente o subsidiada. Y, por tanto, el director definía su autonomía como parcial o intermedia. Con todo, destacaba su autonomía total para contratar maestros, pero no para despedirlos. Tal situación pude observarla y constatarla en casi todas las escuelas “autónomas” del mundo que he visitado hasta ahora. La ayuda o financiamiento que reciben por parte del gobierno se otorga sólo si se cumplen los lineamientos y procedimientos de la Oficina de Educación y Empleo, que por cierto en 2003 absorbió al Departamento de Educación. Aquí aprendí que, a pesar del sistema de asignación o admisión a escuelas, el peso de la circunscripción del domicilio de los padres de familia es muy fuerte en la asignación final de escuela. Asimismo, que existen muchos maestros sin estudios universitarios que aún enseñan en las escuelas y que reciben salarios ligeramente inferiores a los docentes con grado universitario. Sin embargo, se tiende a contratar maestros egresados de las universidades.
A pesar de que la escuela es subsidiada, sus edificios son propiedad del gobierno. Los muebles y parte del equipo fueron proporcionados por la asociación de ex alumnos. Si bien en el aspecto legal el plantel tiene su propio consejo administrativo con un supervisor, el director percibe como sus “verdaderos jefes” a los funcionarios de la Oficina de Educación y Empleo, que ejercen su autoridad por medio de una Oficina Educativa Regional.
—¿Cuáles son los desafíos de una escuela con problemas de población estudiantil decreciente? —le pregunté al director.
—Un gran desafío para nuestra escuela es la tendencia que existe a la reducción de la población escolar a pesar del crecimiento en inmigración proveniente de China, el cual es controlado por ambos gobiernos, de Pekín y de Hong Kong. Esto significará menos recursos para pagar salarios y, en general, para equipo y materiales. Algunas escuelas enfrentan esta situación al recortar los salarios de los maestros para no despedir a nadie. En fin, es una decisión que habremos de tomar dentro de siete años, más o menos. En realidad, las escuelas, aunque tienen la capacidad de contratar maestros, no los despiden. Además de que tenemos que acogernos a un código de conducta para las escuelas subsidiadas, debemos tramitar cualquier despido por medio de las oficinas gubernamentales. Las escuelas bajo la modalidad dss cuentan con mayor autonomía para contratar y despedir. Aun así, la cultura en Hong Kong es contraria a los despidos.
—¿Cuál es el desempeño académico de los estudiantes de la escuela?
—Tenemos una fuerte asociación de ex alumnos que nos apoya con recursos. Sin embargo, la mayoría de nuestros estudiantes proviene de familias pobres, familias que reciben subsidios de vivienda. Por esta razón decidimos atacar el problema mediante, por una parte, la consolidación de un fuerte equipo magisterial, tanto en su formación académica como en su entrega docente y, por la otra, la mejora en la actitud de los estudiantes hacia una cultura de alto desempeño y aprendizaje. Sin embargo, en lo que esta escuela ha sido muy efectiva es en mejorar la actitud de los estudiantes.
Las tres horas de visita me permitieron obtener una visión diferente de la vida escolar cotidiana en estas lejanas tierras. Pero, como en todas mis incursiones anteriores, llegó la hora de partir de esta escuela no sin antes departir con el director una vasta, rica, colorida y pantagruélica comida china en un restaurante local, grande, familiar, bullicioso a más no poder, y con servicio oriental. Gracias a la actitud amable, curiosa, cortés y hospitalaria de este director, casi me olvido de mi siguiente cita, a hora y media de distancia, en transportación pública desde aquí. Así que ni modo, a correr con todo y mochila.
© Eduardo Andere Martínez
D.R. © 2007 Editorial Santillana,
S. A. de C. V.
¿Cómo es la mejor educación en el mundo? Políticas educativas y escuelas en 19 países, México, Aula XXI-Santillana, 2007, pp. 282-284.
Nota
1 “Cramming schools”, como se les conoce en inglés.

 

EDUCACIÓN EN HONG KONG

Rate This

 

Image of Hong Kong Skyline Image was taken may...Image via Wikipedia

El último informe PISA (Programme for International Student Assessment) ha colocado a Hong Kong en la elite del desarrollo educativo mundial. ¿Cuál es la clave de este éxito?

Además de tener un sistema pedagógico inspirado en el modelo británico desde el siglo XIX, la educación hongkonesa ha desarrollado sus propias particularidades y no es tan solo una variación del modelo occidental. La organización escolar está planteada según varias alternativas. Primero están las escuelas públicas, con profesores-funcionarios muy bien pagados. Luego están las llamadas escuelas subvencionadas (Aided schools), totalmente financiadas por el Gobierno, que mantienen un buen nivel de profesorado. Por último encontramos a las escuelas privadas, las cuales incluyen un subtipo conocido por las siglas inglesas del sistema de subsidio directo: DDS (Direct Subsidy Scheme). Estas últimas reciben importantes ayudas del Gobierno y gozan de un altísimo nivel de autonomía. En todos los casos se repiten factores como los buenos salarios del personal docente, el elevado nivel de preparación y el apoyo del Estado para mejorar las condiciones laborales o ciertos proyectos específicos.

Se trata de un sistema educativo capaz de darse cuenta de sus debilidades y mejorarlas, como lo demuestran las estadísticas. Si bien los niños y jóvenes de Hong Kong han sido siempre buenos para las matemáticas, a finales del siglo XX, los índices de lectura eran más bien bajos. Por esta razón, a inicios de la década de 1990, el Gobierno inició una reforma educativa que aportó nuevos materiales didácticos y acentuó la formación de los profesores. Esas correcciones han tenido efectos muy rápidos, especialmente en el nivel de lectura, donde los alumnos hongkoneses destacan ahora en el mundo desarrollado. La IEA (International Association for the Evaluation of Educational Achievement), que mide edades diversas al informe PISA , tiene una prueba quinquenal específica para la capacidad lectora: el PIRLS (Progress in International Reading Literacy Study). En el PIRLS del año 2001, Hong Kong se ubicaba en el puesto catorce y en el PIRLS de 2006, avanzó hasta el segundo lugar.

Gran parte del éxito se debe a los cambios pedagógicos que se llevaron a cabo en Hong Kong, pero también a que estas iniciativas eran lo suficientemente creativas para solucionar problemas muy concretos y alcanzar metas elevadas. Entre las novedades introducidas estaban, por ejemplo, la variación de horarios y programas que realizaron muchos centros privados, gracias a la libertad de la que disponían. La reputación precede al famoso programa del “Embajador de la lectura”, que se inició con un proyecto de madres voluntarias preparadas para acompañar a los niños mediante la lectura de cuentos y que luego se extendió a la formación de padres, universitarios y jóvenes. Más de 2.500 personas se educaron para leer junto con los más pequeños y despertar en ellos la afinidad con los libros. Parece ser que lo lograron.

Alfabetización:

  • Total población: 92,2%
  • Hombres: 96%
  • Mujeres: 88,2%

Los niños están obligados por ley a tener una educación a tiempo completo entre los 6 y los 15 años. Muchos niños empiezan preescolar a los 3 años. La escuela primaria se inicia a los 6 años. A los 12, se inicia la secundaria, que dura tres cursos.

Más del 90% de los niños completan el segundo nivel de secundaria, equivalente a una formación profesional. Tienen que realizar un examen estatal para recibir el Certificado de Educación. Para entrar en la universidad, se requiere un examen de acceso.

A 26 segment × 3 exposure (78 frames in total)...Image via Wikipedia

Educación y estudios en Hong Kong

El sistema educativo de Hong Kong es similar al del Reino Unido y posee estándares de calidad extremadamente elevados. La educación elemental del país comprende un ambicioso plan de estudios. Las asignaturas básicas incluyen chino, inglés y matemáticas con un amplio énfasis en música, educación física y artes. La escuela secundaria está basada en gran medida en el sistema escolar inglés, con gran difusión en la educación separada por sexos. En el nivel 4, la mayoría de los estudiantes de secundaria deben escoger entre las áreas llamadas “ciencia”, “artes” y “comercio” dependiente de las políticas de la escuela. Al final del nivel 5 se toma el Certificado de Evaluación de Estudios de Hong Kong (HKCEE). El examen es equivalente al Certificado General de Educación Secundaria (GCSE) del Reino Unido o los exámenes de niveles ordinarios (Certificado General de Educación del Reino Unido).

La enseñanza superior juega un papel muy importante en el sistema educativo. Existen ocho universidades y muchas otras instituciones de educación superior. Hay 19 diferentes exámenes disponibles de nivel avanzado y 20 para las asignaturas de nivel subsidiario avanzado. El costo de los programas de licenciatura, titulación y de tiempo completo es relativamente bajo debido a los grandes subsidios gubernamentales. Por el hecho de ser una ciudad cosmopolita, las instituciones de educación superior de Hong Kong atraen a muchos estudiantes extranjeros.

http://www.elcato.org/publicaciones/ensayos/ens-2006-02-16-a.html

http://es.globalvoicesonline.org/2011/05/21/hong-kong-el-lavado-de-cerebro-de-la-educacion/

Durante la época colonial británica, el máximo dirigente político era el Gobernador de Hong Kong, nombrado por el Gobierno británico. Desde el paso a China, ese papel ha pasado al Jefe Ejecutivo, puesto que en ese momento ocupaba Donald Tsang, elegido en junio de 2005 para un mandato de sólo dos años. La elección del jefe ejecutivo se produjo mediante una votación de sufragio restringido a 800 representantes de sectores económicos y sociales. Esta elección de un nuevo Jefe Ejecutivo fue motivada por la dimisión, en marzo de 2005, de Tung Chee-hwa, que había ocupado el cargo desde la fundación de la Región Administrativa Especial. A Tung le correspondían aún dos años más de mandato, por lo que las autoridades chinas, en una interpretación controvertida de la Ley Básica, decidieron que el mandato del próximo Jefe Ejecutivo estaría limitado a los dos años que le quedaban a Tung Chee-hwa. Esta decisión de Pekín, muy criticada en Hong Kong, ha sido interpretada por muchos críticos del régimen comunista chino como una muestra de la falta de confianza del Gobierno chino hacia Donald Tsang, funcionario de formación británica que en el pasado expresó simpatías hacia los sectores que defienden un sistema plenamente democrático para Hong Kong.

El parlamento de Hong Kong es el Consejo Legislativo, que consta de 60 miembros. De estos 60, la mitad son elegidos por sufragio universal en circunscripciones geográficas, mientras que los otros 30 son elegidos por grupos de representantes de diferentes sectores económicos y sociales. La Ley Básica de Hong Kong contempla la posibilidad de que las elecciones para el Consejo Legislativo lleguen a basarse en el sufragio universal. Sin embargo, el Gobierno chino ha reiterado su oposición a cualquier avance en ese sentido, lo cual ha provocado protestas en Hong Kong. Las últimas elecciones al Consejo Legislativo se celebraron en el año 2004. En estas, los partidos defensores de una mayor democracia consiguieron la mayoría de los 30 escaños asignados por sufragio universal, mientras que los otros 30 fueron en su mayoría para políticos considerados afines a las autoridades chinas.

Por la Declaración Conjunta firmada por China y el Reino Unido el 19 de diciembre de 1984 en Pekín, China prometió que, bajo la política “un país, dos sistemas“, el sistema económico socialista de China no se aplicaría en Hong Kong, comprometiéndose a respetar el sistema legal existente en Hong Kong antes del traspaso de soberanía por un plazo de 50 años, hasta el año 2047. China se haría cargo de la política exterior y la defensa del territorio.

Después de 1997 Hong Kong se daría, además, una constitución que se conocería como Ley Básica redactada por un comité convocado en Pekín al que asistirían representantes de la colonia británica.

Calles de Kowloon
Algunas calles de Kowloon no duermen

En 1989, tras los sucesos de Tiananmen, se suspendieron los trabajos sobre la nueva constitución y Gran Bretaña se negó a considerar una posible renegociación de la Declaración Conjunta.

En el mes de abril de 1990 el Parlamento chino aprobó la nueva constitución, la llamada Ley Básica, que incluso permitía que algunos escaños en el futuro Consejo Legislativo fueran elegidos antes de 1997.

Las relaciones entre China y Gran Bretaña por Hong Kong se deterioraron durante 1991 debido a los desacuerdos sobre la financiación de un nuevo aeropuerto en la isla de Lantau, sobre el que finalmente se alcanzó un acuerdo en noviembre de 1994.

Otro motivo de fricción con China lo dio el último gobernador británico Chris Patten al llevar a cabo reformas democráticas en los últimos años de la soberanía británica no bien vistas por la comunista China.

Hong Kong también vivió un momento delicado en mayo de 1992 cuando el gobierno de la región inició la repatriación forzosa de todos los refugiados vietnamitas.

El 1 de julio de 1997 Hong Kong pasó a China como Región Administrativa Especial, régimen que finalizará en 2047 con la plena integración en China.

Hoy Hong Kong se ha transformado en uno de los centros turísticos, industriales, financieros y comerciales más importantes del mundo, desempeñando el papel de trampolín para el comercio y la inversión de la China continental.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s