ANALISIS DEL SISTEMA DE EVALUACION 1290

ANALISIS DEL SISTEMA DE EVALUACION Decreto 1290, la evaluación y la calidad del aprendizaje

Por German Herrera J.

SOBRE EL CONCEPTO, PROPOSITO Y LOS INSTRUMENTOS DE LA EVALUACION.

  1. Concepto de evaluación

Casi todos los autores coinciden en afirmar que la evaluación tiene como propósito medir el resultado del aprendizaje de los estudiantes en los procesos educativos, en particular, de los estándares, logros y competencias propuestos en un determinado grado, nivel o proceso.  [1]

De modo general, la tendencia actual es la de concebir a la evaluación desde una perspectiva comprehensiva en cuanto a su objeto, funciones, metodología y técnicas, participantes, condiciones, resultados, efectos y determinantes. Se manifiesta con fuerza el reconocimiento de su importancia social y personal desde un punto de vista educativo, formativo, así como para el propio proceso de enseñanza-aprendizaje por el impacto que tiene el modo de realizar la evaluación y la forma en que el estudiante la percibe, en el aprendizaje. No obstante, esta tendencia que se manifiesta en la conceptualización teórica contrasta con cierta estrechez y rigidez que matizan su práctica en las instituciones educacionales y al interior del aula; así como la servidumbre de la evaluación a demandas sociales de selección, clasificación y control de los individuos y las instituciones mismas, que aún persisten con fuerza. [2]

El significado más aceptado en el presente se aproxima a las definiciones más globales y amplias que se encuentran en los diccionarios generales; la de apreciar, valorar, fijar el valor de una cosa, hecho o fenómeno.

La mayoría de las definiciones actuales coinciden en reconocer, como procesos básicos de la evaluación, la recogida de información y la emisión de un juicio valorativo. No obstante, existen discrepancias en la extensión del concepto, y por tanto del proceso evaluativo en su totalidad, en lo que se refiere a la inclusión o no del juicio valorativo y de la toma de decisiones derivadas de la información y valoración que se realizan, así como de la ejecución de esas decisiones y sus resultados.

  1. Por eso lo primero que se debe tener claro a la hora de definir los procedimientos

y el sistema de evaluación de una institución educativa es cual es el objetivo de la evaluación en términos de los estándares, logros o competencias que se quieren alcanzar.

3. Fines y funciones de la evaluación. ¿Por qué, para qué evaluar?

La finalidad de estas evaluaciones es obtener información confiable que permita tomar decisiones hacia un mejoramiento continuo y progresivo de la calidad de la educación. En varios de los países mencionados se han implementado programas focalizados que han permitido mejorar la calidad de los aprendizajes de los estudiantes; así como también, acciones dirigidas a retro-alimentar y enriquecer el trabajo de los docentes.

El objetivo de la evaluación del aprendizaje, como actividad genérica, es valorar el aprendizaje en su proceso y resultados. Las finalidades o fines marcan los propósitos que signan esa evaluación. Las funciones se refieren al papel que desempeña para la sociedad, para la institución, para el proceso de enseñanza-aprendizaje, para los individuos implicados en éste.

Las finalidades y funciones son diversas, no necesariamente coincidentes; son variables, no siempre propuestas concientemente, ni asumidas o reconocidas. Pero tienen una existencia real. Están en estrecha relación con el papel de la educación en la sociedad con el que se reconoce de modo explícito en los objetivos educativos y con los implícitos. Están vinculadas con la concepción de la enseñanza y con el aprendizaje que se quiere promover y el que se promueve.

Durante la primera mitad del siglo xx y hasta la década de los 60, la función de la evaluación fue la de comprobar los resultados del aprendizaje. Ya se tratase en términos del rendimiento académico o del cumplimiento de los objetivos propuestos.

Dentro de las funciones pretendidas o no, de la evaluación están:

  • Las funciones sociales que tienen que ver con la certificación del saber, la acreditación, la selección, la promoción.
  • Función de control. Esta es una de las funciones relativamente oculta de la evaluación. Oculta en su relación con los fines o propósitos declarados, pero evidente a la observación y análisis de la realidad educativa. Por la significación social que se le confiere a los resultados de la evaluación y sus implicaciones en la vida de los educandos, la evaluación es un instrumento potente para ejercer el poder y la autoridad de unos sobre otros, del evaluador sobre los evaluados.
  • Funciones pedagógicas. Bajo este rubro se sitúan diversas y constructivas funciones de la evaluación que, aunque tratadas con diferentes denominaciones por diversos autores, coinciden en lo fundamental respecto a sus significados.

Entre ellas se nombran las funciones: orientadora, de diagnóstico, de pronóstico, creadora del ambiente escolar, de afianzamiento del aprendizaje, de recurso para la individualización, de retroalimentación, de motivación, de preparación de los estudiantes para la vida.

  • Las funciones nombradas no agotan todo su espectro. Ante tal amplitud algunos autores han optado, sabiamente, por usar clasificaciones más genéricas. Así Rowntree (1986) las reduce a dos, según se use la evaluación para 1. Enseñar al estudiante y/o 2. Informar sobre el estudiante. Cardinet (1988) propone tres funciones: predictiva, formativa y certificativa. En el ámbito nacional, O. Castro (1998) propone la clasificación siguiente: función pedagógica, función innovadora y función de control.
  • La determinación de los resultados del aprendizaje y la calidad de éstos. Si se ha alcanzado o no el aprendizaje esperado _u otros no previstos_ y qué características o atributos posee, de acuerdo con los criterios asumidos a tal fin. En tal caso la principal función es la de comprobación de resultados.

De otro lado el proposito de la evaluacion viene definido incluso por el modelo pedagógico o la tendencia pedagógica en la cual se halla inscrito el sistema mismo de evaluacion. Así, para la escuela constructivista  el propósito mas importante de la evaluación no es demostrar, sino perfeccionar (Stufflebeam y Shinkfield, 1987; p. 175), el fin ultimo no es demostrar lo que no se sabe, ni poner en relieve los errores de los alumnos para sancionarlos, por el contrario, la información recopilada debe proporcionar una panorámica de una situación actual del objeto de evaluación, as como los elementos para emitir un juicio de valor con el fin de intervenir y mejorar el proceso educativo. [3]

Pero además, tal panorámica tiene que brindar elementos para reconocer el grado o nivel en que se encuentra el objeto evaluado, de hecho el término evaluación se asocia con un efectivo o inefectivo, con un adecuado o inadecuado, con un bueno o malo, con un valioso o invalorable, y con un apropiada o inapropiada es una acción, proceso o producto en términos de las percepciones de la persona que hace uso de la información que proporciona un evaluador (Isaac y Michael, 1981; p. 2).

Si un estudio no proporciona esta información, entonces no se puede considerar como una evaluación. De esta manera, la evaluación es el proceso de identificar, obtener información útil y descriptiva acerca del valor y el merito de las metas, la planificación, la realización y el impacto de un objeto determinado, con el fin de servir de guía para la toma de decisiones, solucionar los problemas de responsabilidad y promover la comprensión de los fenómenos implicados (Stufflebeam y Shinkfield, 1987; p. 183).

4. Sobre el objeto de la evaluación. ¿Qué evaluar?

La delimitación del objeto que se evalúa es un asunto central. De ella se deriva, en gran medida, las decisiones sobre cómo se realiza la evaluación: los instrumentos, procedimientos, momentos, indicadores, criterios, que se utilicen en el proceso evaluativo.

La respuesta a qué se evalúa depende de los fines de la evaluación; de la concepción de enseñanza y de aprendizaje; de los objetivos y contenidos de enseñanza; de las condiciones en que se realiza el proceso, que incluye la factibilidad y la facilidad para la selección de los instrumentos y procedimientos de captación y valoración de la información sobre el aprendizaje de los estudiantes. Estas últimas razones han dado lugar a la reiterada crítica de que se evalúa aquello que es más fácil de evaluar y, quizás ellas expliquen el apego a formas de evaluación que solo demandan niveles reproductivos del conocimiento aun cuando los objetivos de enseñanza planteen mayores exigencias cognitivas.

Al igual que los fines, la definición del objeto, tiene connotaciones ideológicas y axiológicas. La decisión de qué se evalúa, supone la consideración de aquello que resulta relevante, significativo, valioso del contenido de enseñanza y del proceso de aprendizaje de los estudiantes; es decir, qué contenido deben haber aprendido, cuáles son los indicios que mejor informan sobre el aprendizaje. Al comenzar un proceso de evaluación ya existen prejuicios sobre lo que resulta relevante o no.

Las tendencias históricas en cuanto a la consideración del objeto de evaluación del aprendizaje, trazan direcciones tales:

  • Del rendimiento académico de los estudiantes, a la evaluación de la consecución de los objetivos programados.

La primera línea enunciada se mantiene, en lo fundamental, centrada en los productos o resultados. En los primeros decenios del presente siglo la atención al rendimiento académico de los estudiantes, fue el aspecto privilegiado en la evaluación del aprendizaje. Se asoció a un sistema de referencia estadístico, basado en la curva normal, que permitía establecer la posición relativa de un alumno respecto a su grupo o cualquier población pertinente al efecto, reflejo de una concepción espontaneísta del aprendizaje y de la enseñanza, en última instancia.

La evaluación de y por objetivos, surge y se constituye en el paradigma, aun dominante, de la evaluación del aprendizaje. Se trata igualmente de fincarse en los productos del aprendizaje para valorarlos, pero marca diferencias importantes respecto al simple rendimiento o aprovechamiento docente anteriormente referido. Subraya el carácter no espontaneísta, sino propositivo, orientado, dirigido, del aprendizaje que se da en el contexto de la enseñanza, que se expresa en sus objetivos; los mismos que guían la acción educativa y sirven de criterios para su evaluación.

Sin embargo esta evaluación es insuficiente, porque desatiende el proceso de aprendizaje. Sus limitaciones aparecen, además, a la luz del análisis de la formulación y del contenido de los propios objetivos: determinaciones imprecisas, ambiguas; objetivos cuestionables como metas. Se añade, el demostrado hecho de la existencia de aprendizajes no previstos, que son ignorados si solo se evalúan los objetivos. Esto no implica que los objetivos pierdan su importancia como guías y sistema de referencia, máxime si se tiene en cuenta que expresan el encargo social respecto a la formación de los estudiantes, acorde con los intereses, ideales, aspiraciones de una sociedad determinada. Los objetivos son necesarios pero no suficientes para la evaluación.

En las últimas décadas se ha consolidado la evaluación del nivel de partida de los estudiantes, al iniciar un proceso de enseñanza. Los aportes de la psicología cognitiva fundamentan la relevancia del conocimiento previo de los alumnos para su aprendizaje ulterior

Un punto de especial significación lo constituye la relación que se establece entre conocimiento y habilidades. Desde esta perspectiva no resulta legítimo separar -y evaluar- los conocimientos de las habilidades, en tanto todo saber (conocimiento) “funciona”, se expresa, a través de determinadas acciones, que conforman habilidades. Todo saber implica un saber hacer, con independencia de sus diferentes niveles de demanda cognitiva, por lo que la acción ocupa un papel rector en la formación, la restauración y la aplicación del saber. De ahí que el análisis de la acción en la que se expresa “el conocimiento” sea un aspecto crucial para la evaluación, al inicio, durante y al final de un proceso de enseñanza aprendizaje. No es por azar que las diversas taxonomías de objetivos establezcan niveles cognitivos a partir de la distinción entre acciones.

  • De la evaluación de productos (resultados), a la evaluación de procesos y productos.

La evaluación del proceso de aprendizaje trae consigo el viejo problema de la individualización de la enseñanza, en el sentido de reconocer y atender las diferencias individuales entre los alumnos. Es bien conocido que los estudiantes pueden llegar a similares resultados, siguiendo vías diversas, con modos diferentes de proceder, pertinentes e impertinentes en relación con los procedimientos científicos correspondientes y con las operaciones intelectuales implicadas.

Por otra parte, los estilos de aprendizaje, los ritmos, las diferentes visiones, intereses, propósitos, conocimientos previos, proyectos de vida; que suelen quedar implícitos en los resultados “finales” del aprendizaje, aparecen en un primer plano durante el proceso y pueden condicionar los resultados. La evaluación debería penetrar hasta las diferencias individuales de los sujetos de la actividad y proporcionar a los profesores y a los propios estudiantes la información que permita, respetando esas diferencias, orientar el proceso hacia el logro de los objetivos comunes, socialmente determinados.

  • De la búsqueda de atributos o rasgos estandarizables, a lo singular o idiosincrásico.
  • De la fragmentación, a la evaluación holística, globalizadora, del ser (el estudiante) en su unidad o integridad y en su contexto.

La evaluación holística o globalizadora reclama la visión del estudiante en su integridad y en su contexto. Tendencia actual que surge como alternativa a la fragmentación del aprendizaje (y de su sujeto), en ámbitos o esferas cognitivas, afectivas, psicomotoras, presente en las taxonomías que clasifican objetivos y aprendizajes. Y de aquellas posiciones que limitan el aprendizaje a aspectos “puramente” cognitivos, cuyos productos son los conocimientos y las habilidades, despojadas de todo sentido personal. Además, se aproxima en mayor medida a la realidad del acto evaluativo y de los fenómenos implicados en él, como los que devienen de la naturaleza de la percepción humana y de la formación de juicios valorativos, cuyo reconocimiento es imprescindible para lograr una mayor objetividad en la práctica de la evaluación.

Estas tendencias no se dan de modo paralelo, tienen múltiples puntos de contacto y funciones entre sí. Algunas van perdiendo fuerza dentro de las ideas pedagógicas, aun cuando dominan la práctica; otras se vislumbran como emergentes.

5. Tipos o clases de sistemas de evaluacion

La evaluación tiene diversas funciones y puede realizarse en diferentes momentos. Se reconocen principalmente tres funciones de la evaluación: diagnóstica, sumativa y formativa.

Evaluación diagnostica

De manera generalizada se reconoce que la evaluación diagnóstica evalua los conocimientos previos de los alumnos antes de comenzar con una etapa de aprendizaje con el propósito de realizar la plantación del curso.  Se lleva a cabo al inicio de cualquier proceso y su propósito es obtener información pertinente sobre el conocimiento previo de los alumnos para apoyar la planeación de estrategias de enseñanza que promuevan el aprendizaje.

Evaluacion sumativa

También se reconoce que en la evaluación sumativa se evalúan productos con el propósito de verificar el logro de los objetivos planeados. Tiene el proposito de verificar el grado de logro de aprendizaje de los estudiantes a traves de productos finales y con ello certificar si se alcanzaron los objetivos planeados y así decidir si se acredita o no.

Evaluacion formativa

En la evaluacion formativa se evalúan procesos mas que productos y su proposito es proporcionar información para mejorar el aprendizaje así como la enseñanza. Se encamina a recolectar información a lo largo del tiempo para conocer el proceso de aprendizaje de los alumnos con el proposito de proporcionarles retroalimentación para mejorar su aprendizaje, además de dar cuenta del nivel de desempeño en que se encuentran. Finalmente, la evaluacion proporciona también información relevante al maestro para ajustar la enseñanza a las características de los alumnos.

Sin embargo es necesario aclarar que el momento en que se realiza la evaluación no es el factor decisivo para diferenciar su función, es decir, no por el hecho de evaluar en varios momentos a lo largo de un curso se esta privilegiando la función formativa, es necesario tomar en cuenta también el propósito para el que se evalúa.

 

Evaluacion autentica

Un tipo de evaluación alternativa coherente con la evaluación de competencias es la evaluación auténtica, la cual se presenta como una alternativa a las practicas de evaluación centradas en los resultados del aprendizaje y cuya principal fuente de recolección de información es por medio de pruebas objetivas y de lápiz y papel (Daz-Barriga, 2006). Se le denomina evaluación auténtica porque, a traves de actividades significativas, exige de los alumnos, el empleo de sus conocimientos previos y el aprendizaje reciente en conjunción con estrategias y habilidades, que los conduzcan al desarrollo de actividades significativas con cierto grado de complejidad, de pertinencia y trascendencia personal y social. Las características de una evaluación auténtica pueden resumirse en los siguientes puntos (Paris y Ayres, 1994):  Es consistente con las prácticas del aula. Tiene validez instruccional y curricular porque los procedimientos de evaluación y su contenido se derivan del aprendizaje diario de los alumnos.   Recopila evidencias diversas de múltiples actividades.  Promueve el aprendizaje y enseñanza entre los alumnos.  Refleja criterios y valores locales. Los criterios se establecen con base en acuerdos entre maestros y entre maestros y alumnos y por tal razon, pueden ser modificados.

Lineamientos de evaluación

 1. El objeto de evaluación son las competencias en su conjunto y sus componentes de manera integral. Por un lado, la evaluación debe contemplar las competencias genéricas, las competencias disciplinares y, según el sistema, las competencias profesionales en conjunto. Por otro lado, debido a su naturaleza multidimensional, los competentes de la competencia (conocimientos, habilidades y actitudes) requieren evaluarse integralmente. De esta manera, la sola evaluación de conocimientos o de procedimientos no hace referencia a la evaluación de competencias.

2. La función de la evaluación es formativa y es parte integral de la enseñanza y del aprendizaje. La enseñanza y la evaluación trabajan en conjunción y se acompaña a lo largo del proceso de aprendizaje. No puede concebírseles de manera aislada ni como partes separadas de un mismo proceso, ambas confluyen en las mismas actividades significativas, razon por la cual, estas deben considerarse frecuentemente en la planeación para que los alumnos tengan la oportunidad de enfrentarlas con frecuencia y con ello puedan mejorar sus propios desempeños. Cada actividad propuesta a lo largo del ciclo escolar, es susceptible de evaluarse y en estas condiciones, la evaluación adquiere su característica de autentica y su función formativa que permite hacer adecuaciones a la enseñanza.

3. La evaluación de competencias se desarrolla a traves de actividades significativas. Las competencias se demuestran en la ejecución de una actividad significativa donde los alumnos muestran un determinado grado de desempeño movilizando sus recursos. Las actividades significativas deben utilizarse frecuentemente para dar oportunidad a los alumnos de demostrar nuevos desempeños.

4. La evaluación debe proporcionar información sobre el desempeño de los alumnos. Se requiere de información cualitativa donde se describa el grado de desarrollo que ha alcanzado un alumno en un determinado momento en el desempeño de alguna actividad significativa, misma que difícilmente puede brindarse con la sola asignación de una calificación.

5. Los instrumentos de evaluación deben dar cuenta del desempeño mostrado en una actividad significativa. Con la evaluación auténtica se promueve el uso y diseno de instrumentos de evaluación que den cuenta del proceso de aprendizaje de los alumnos o recaben evidencias sobre Alan desempeño demostrado. Entre los instrumentos reconocidos para evaluar competencias se encuentran principalmente el portafolios de evidencias y las rubricas. En el caso de las rubricas es necesario que un grupo de maestros acuerden y establezcan primero los indicadores a evaluar y posteriormente describan sus respectivos niveles de desempeño. No se rechaza el uso de pruebas objetivas, pero se aboga porque estas no sean el único criterio de evaluación ni el más importante, pues estos, en su mayora, se centran en verificar conocimientos, pero el enfoque de competencias requiere que además se evalúen habilidades y actitudes.

6. El proceso de evaluación debe promover constantemente la evaluación, coevaluacin y autoevaluacion. El maestro debe promover en el aula un clima de respeto para que los alumnos tengan la posibilidad de evaluar su propio desempeño y el de sus compañeros y con ello promover una cultura de la evaluación que se aleje de su función instrumental donde los alumnos se autoevalúan con estándares altos porque desean obtener promedios altos, sin importar la calidad o el nivel de desempeño mostrado. Por el contrario se requiere promover en los alumnos el desarrollo de procesos metacognitivos que les permitan desarrollarse de manera autónoma en diversas actividades.

SOBRE LA ESCALA DE VALORACION ( EVALUACION CURRICULAR)

Cuando aparece la evaluacion

La sociedad, desde la época de los grandes filósofos griegos siempre se ha preocupado por las cuestiones inherentes a demostrar y evaluar el grado de conocimientos que van adquiriendo los individuos en sus procesos de desarrollo cultural y educativo; en virtud de que un aprendizaje de este tipo no puede ser tocado, olido o visto en su esencia pura, tiene que ser inferido objetivamente de una forma tal que a la vez permita medirlo y pueda ser seguido evolutivamente, situación que de lleno metió a la sociedad en un nuevo conflicto, idear y desarrollar una modalidad para evaluar ese proceso, que fuera totalmente neutral. Ante tal necesidad, surge un sistema especial de valorar el desarrollo educativo, se da el sistema de calificaciones, el miso que sirve para valorar y reforzar los aprendizajes adquiridos dentro del aula y fuera de esta.

En la actividad docente se debe de tener en cuenta que la denominada “puesta de notas” o dicho en otras palabras calificar el aprendizaje, no es una cosa efímera y superficial, sino que es un acto que conlleva mucha responsabilidad, compromiso y ética, ya que las calificaciones o notas no solamente van a servir para dar alegría al estudiante y pasar de curso, sino también para algo muy fundamental, que es determinar el nivel de aprendizaje del estudiante (medir y determinar sus capacidades. habilidades, actitudes y valores). Para ello se crea una escala de calificación, con el fin de orientar al docente en el proceso evaluativo a no caer en errores o imprecisiones que puedan dañar su labor realizada en el aula de clases o afectar y alterar la actividad del alumno. [4]

Precisamente, el presente trabajo, esta orientado a señalar de una forma mas dinámica diversos aspecto del campo educativo en lo que se refiere a la evaluación y escalas de calificaciones; en donde se observara el desarrollo de diversas interrogantes que van desde; que es la evaluación, cual son sus propósitos, sus criterios generales, así como también la escala de calificación, hasta los diversos aspecto inherentes a la evaluación en Historia y Geografía.

Aspectos importantes de la evaluacion

Puntos que son muy importante tomar en cuenta, para realizar una adecuada y responsable labor dentro del campo educativo y mas aún dentro del proceso evaluativo, el mismo que siempre debe procurar fortalecer los aprendizajes.

Como regla general, sabemos que todo en el mundo, es decir, que todas las cosas que nos rodean se dan siempre a través de un proceso; es así, que el ser humano nace, crece, se reproduce y muere, el ser humano es producto de un proceso, pero de un proceso natural; cumpliendo esta regla universal y general, que se aplica en todo ámbito de la realidad; en esta línea de pensamiento procedemos a señalar ciertas acepciones de la locución Evaluación, antes de entrar al tema de Escala de Calificaciones en si, puesto que, además, debemos de tener en cuenta que las calificación forma parte del proceso de evaluación.

El término de evaluación aparece a partir del proceso de industrialización que se produjo en Estados Unidos, luego, con el transcurrir del tiempo aparecieron términos como, tecnología educativa, diseño curricular, objetivos de aprendizaje o evaluación educativa. En la última década se tiende a un concepto holístico de la evaluación, es decir, abarca a todos y cada uno de los componentes de un sistema.

La evaluación aplicada al ámbito educativo, es considerada como una actividad sistemática y necesaria dentro del proceso educativo, y como un subsistema, es un dispositivo dentro del sistema de enseñanza y aprendizaje.

La evaluación no es una acción esporádica, circunstancial o de momento de los profesores y de la institución escolar, sino, un dispositivo muy especial y curioso que sirve para obtener una valoración propia de los conocimientos vertidos en el aula; dicho proceso evaluativo debe estar presente y perenne en la práctica educativa, la misma que se debe de aplicar permanentemente en el aula.

La eficacia de la evaluación, esta a conseguir el fin que persigue, depende de las condiciones en que ésta se realice y obliga a actuar de una manera rigurosa, sistemática y fundamentada a lo largo de todo el proceso en que se desarrolla, comenzando por el momento en que decide y define qué es lo que se persigue con la evaluación y concluyendo cuando se hacen públicos sus resultados o conclusiones.

 

Conceptos sobre el termino evaluacion

Definir el proceso de evaluación puede llegar a ser tan complejo como interesante en relación al número de autores, corrientes y teorías que lo han hecho, es por ello que damos ciertas concepciones de dicho proceso:

  • La evaluación es un proceso mediante el cual se observa, recoge y analiza información relevante, respecto del proceso de aprendizaje de los estudiantes, con la finalidad de reflexionar, emitir juicios de valor y tomar decisiones pertinentes y oportunas para optimizarlo.
  • La evaluación es un proceso mediante el cual se obtiene información sobre los niveles de desarrollo de las competencias y necesidades de los estudiantes, para formar un juicio de valor razonado con el propósito de tomar decisiones en relación con el curso de las actividades de aprendizaje.
  • La evaluación es un proceso que consiste en seleccionar y obtener información relevante referida a personas, fenómenos, y cosas; así como a sus interacciones; con el propósito de emitir juicios orientados a toma de decisiones.
  • La evaluación es el conjunto de actividades que permite observar y describir con mayor precisión los aspectos cuantitativos y cualitativos de la estructura, el proceso y el producto de la educación. Su finalidad es facilitar una predicción y un control lo más exacto posible del proceso educativo.
  • La evaluación es la acción permanente por medio de la cual se busca apreciar, estimar y emitir juicio sobre los procesos pedagógicos, así como sobre sus resultados con el fin de elevar y mantener la calidad de los mismos.
  • La evaluación es un proceso permanente de información y reflexión sobre los aprendizajes. Este proceso permanente de reflexión e información sobre el desarrollo de las competencias se puede lograr desde dos instancias: desde el propio alumno y desde los otros: sus compañeros, profesores, autoridades educativas y padres de familia.

Tras analizar las diversas concepciones del proceso de evaluación, nos damos cuenta, que tales definiciones presentan una misma estructura, es por ello que coinciden en afirmar que la evaluación es:

  • Un proceso de obtención de información sobre el nivel de logro de los aprendizajes.
  • Un proceso mediante el cual se analiza la situación de la enseñanza vertida en el aula de clases.
  • Un proceso que tiene fundamentalmente dos entes; en donde uno es emisor y el otro receptor; en donde uno analiza su rol y los saberes que emite en clases y el otro manifiesta lo captado o aprendido en clases.
  • Hacer un juicio de valor razonado para una toma de decisiones con respecto al proceso de aprendizaje.
  • Estimar cuantitativamente y cualitativamente el valor de la enseñanza vertida y del aprendizaje realizado.

Como ya sabemos, la evaluación es un proceso muy especial e interesante que se vierte en el aula de clases, en donde el docente tiene que tener una visión adecuada y metódica para conseguir su propósito (descubrir y valorar), los diversos aspectos de desarrollo del alumnado. Ante eso, damos una última definición de la evaluación:

La evaluación es un proceso permanente e interactivo orientado a recoger información sobre una realidad y valorar el nivel de logro alcanzado por el estudiante en el desarrollo de competencias, con la finalidad de tomar decisiones que lleven a mejorar la práctica educativa. Este concepto de evaluación es el más acorde con la realidad educativa, es por ello, que el grupo a decidido desmembrarlo para darle cierta interpretación; así tenemos:

  • Proceso permanente e interactivo de recopilación de información

Porque así como el aprendizaje es un proceso, es importante y necesario conocer los niveles de desarrollo de las competencias y las necesidades de un estudiante durante dicho proceso. La información obtenida debe ser válida y confiable, es decir debe ser pertinente, con respecto a lo que se pretende evaluar, y debe ser el reflejo más fidedigno de la realidad que se pretende conocer.

  • Acción permanente para interpretar y valorar el nivel de logro del estudiante en el desarrollo de sus competencias

La información recogida nos permitirá formarnos un juicio de valor razonado con el propósito de tomar decisiones en relación con el curso de las actividades de aprendizaje, teniendo en cuenta los niveles previstos en el desarrollo de las competencias y las necesidades de los estudiantes. Como los estudiantes avanzan en sus procesos de aprendizaje según el ritmo de sus capacidades y habilidades.

  • Con la finalidad de tomar decisiones que lleven a mejorar la práctica educativa.

El conocer interpretar y valorar las situaciones reales del aprendizaje de los alumnos carece de relevancia si no va acompañado de una acción estratégica que se oriente a superar y dar solución a las dificultades, problemas e intereses detectados con la evaluación. Es así que el éxito de los procesos de los alumnos y del maestro se orienten en gran medidas a las tomas de decisiones acertadas, pertinentes y oportunas.

Una de las decisiones más importantes en el proceso de la evaluación, se relaciona con la necesidad de diseñar estrategias para potenciar los aprendizajes de los estudiantes con rendimiento especialmente alto y superar las carencias de los estudiantes con rendimiento especialmente bajo, teniendo en cuenta sus necesidades y las posibilidades que ofrecen las actividades de aprendizaje.

 

La Calificación

Los profesores, en su práctica cotidiana, están sometidos a una serie de obligaciones propias de su labor. Entre otras, deben crear situaciones de aprendizaje, controlar la convivencia dentro de la sala de clases, responder a las formalidades necesarias para comunicar el desarrollo de sus alumnos, entrevistar a padres, conversar con sus alumnos, preparar materiales, evaluar los aprendizajes de sus alumnos. La calificación es también una de las tantas actividades del docente que, en muchas ocasiones, se realiza en forma rutinaria y sin el alcance que merece. Sin embargo, la calificación, como parte del proceso de evaluación, tiene una relevancia especial puesto que despierta expectativas en los alumnos, en sus padres y en el sistema. Junto a esto, la calificación es la certificación del aprovechamiento escolar y la “carta de presentación” para futuras instancias educacionales.

Ante ello, señalamos que las calificaciones son expresiones de juicios de valor, que resumen y comunican el proceso de evaluación de los aprendizajes y que tienen importantes consecuencias psicológicas y sociales. Esto obliga a considerar que la asignación de puntajes o de notas no es un evento aislado, sino que tiene un “antes” y un “después”. De este modo es posible dar significancía y alcances verdaderamente pedagógicos al proceso de la evaluación de los aprendizajes.

Desconocer esta característica esencial de la calificación, significa seguir poniendo notas como expresión aislada de un juicio de valor, desconectado de los otros aspectos de la evaluación: medición, congruencia con los objetivos propuestos e información para la toma de decisiones. Calificar debería ser una instancia para expresar y comunicar juicios responsables acerca de los logros de los alumnos y alumnas, tomando en cuenta las observaciones y mediciones hechas durante el proceso de aprendizaje.

La calificación de los aprendizajes en el Perú se expresa mediante calificativos que se consignan en el “Registro de Evaluación de los Aprendizajes “, y luego se trasladan a la “Libreta de Información” en Secundaria. En estos documentos hay un espacio para los comentarios del docente y de los padres de familia o apoderados.

 

La calificación como juicio es una realidad en la vida escolar. Frente a la dimensión de los aprendizajes, los padres de familia quieren saber “cómo están sus hijos”, los alumnos quieren conocer “cómo van sus notas”, los profesores jefes necesitan tener idea del progreso de su curso, el sistema educacional solicita información. Las respuestas a esas solicitudes son juicios expresados en calificaciones.

La nota escolar, o el concepto, que se asigna a un alumno, es un elemento que está en el límite entre las prácticas evaluativas del profesor y las consecuencias sociales y psicológicas para el alumno, su familia y la sociedad. Estimar de esta forma a la calificación da sentido a las exigencias de una evaluación realizada con seriedad, profesionalismo y de acuerdo a las declaraciones curriculares del respectivo instituto escolar.

2.1.- Componentes de las calificaciones

La nota de los estudiantes en cada asignatura y para cada período, excepto el caso de la conducta, se obtendrá sumando la calificación de los siguientes componentes:

  • Trabajo cotidiano
  • Trabajo extra-clase
  • Pruebas
  • Concepto
  • Asistencia

A.- Trabajo cotidiano

Se entiende por trabajo cotidiano todas las actividades educativas que realiza el alumno con la guía del docente. Este trabajo se observa en forma continua, durante el desarrollo de las lecciones, como parte del proceso de aprendizaje y no como producto. Para su calificación se debe utilizar la información recopilada con las escalas de calificación y otros instrumentos técnicamente elaborados.

B.- Trabajo extra-clase

Se entiende como trabajo extra-clase aquellos trabajos planeados y orientados por el docente, o por éste en conjunto con los estudiantes, cuyo propósito es que el alumno repase o amplíe los temas desarrollados por el docente de acuerdo con los objetivos. En otras palabras, el alumno no solo se va nutrir con lo obtenido en clase, sino también, con lo que investigue en horarios que son fuera de clase.

Estos trabajos, en un primer momento deben de consistir en tareas cortas, orientadas a reafirmar los aprendizajes desarrollados en clase; luego con el transcurrir del tiempo, gracias a la experiencia de los alumnos, estos trabajos pueden ser tareas, proyectos o investigaciones que realizará el estudiante en forma individual o grupal fuera del horario lectivo. Estos trabajos se asignarán de acuerdo con el nivel que curse y las posibilidades personales del estudiante. Dejando, bien claro, que estos trabajos no deben asignarse para ser desarrollados durante los períodos de vacaciones o de pruebas calendarizadas en la institución.

C.- Las pruebas

Las pruebas, que pueden ser escritas, orales o de ejecución, son un instrumento de medición cuyo propósito es que el estudiante demuestre la adquisición de un aprendizaje cognoscitivo o motor, el dominio de una destreza o el desarrollo progresivo de una habilidad.

El contenido de las pruebas siempre esta en manos de docente, por ello, esté colocara el contenido que juzgue necesario, las pruebas no deben tener carácter acumulativo durante un mismo período. Tanto la prueba escrita como la oral deben ser resueltas individualmente. Además, estas pruebas y las de ejecución deben aplicarse ante la presencia de un docente. La realización de trabajos en el aula o extra-clase no sustituyen, en ningún caso, a una prueba. Las pruebas cortas deben tener carácter formativo, salvo el caso de las aplicadas a los estudiantes con necesidades educativas especiales.

D.- El concepto

El concepto constituye el juicio profesional valorativo y global que emite el docente con respecto al desempeño y actitud que demuestra el estudiante durante el proceso de aprendizaje en cada una de las asignaturas. En esta calificación no deben considerarse la puntualidad, la asistencia, ni aspectos relacionados con la evaluación de la conducta. Por ello, muchos pedagogos señalan que el concepto, no debe ser exteriorizado de manera ordinaria por el docente, ya que si fuera así crearía un ambiente de exclusión.

E.- La asistencia

La asistencia se define como la presencia del estudiante en las lecciones y en todas aquellas otras actividades escolares a las que fuere convocado.

Las ausencias y las llegadas tardías podrán ser justificadas o injustificadas. Se entiende por ausencia justificada aquella provocada por una razón de fuerza mayor ajena a la voluntad del estudiante, que le impide presentarse a la institución o al lugar previamente definido por el docente para cumplir con sus obligaciones habituales como estudiante. Tales razones son:

  • Enfermedad, accidente u otra causa de fuerza mayor.
  • Enfermedad grave de cualquiera de sus padres o hermanos.
  • Muerte de algún familiar hasta el segundo grado de consanguinidad y hasta por una semana.
  • Cualquier otro motivo justificable a juicio del docente o, en caso de ausencia de éste, del orientador respectivo.

De igual forma, la llegada tardía justificada es aquella provocada por razones de fuerza mayor ajenas a la voluntad del estudiante y que le impiden presentarse puntualmente a la hora previamente definida, a juicio del docente.

 

2.2.- Principios de las calificaciones

Con respecto a las calificaciones, estas se encuentran marcadas por determinados principios, así tenemos:

  • Claridad: Cualquiera sea el sistema que se utilice ha de quedar perfectamente claro qué significan los símbolos, términos y conceptos utilizados.
  • Sencillez: Debe ser comprensible para los diferentes usuarios de la información: los propios alumnos, los padres, la administración, otros profesores, orientadores, etc.
  • Homogeneidad: Tratar que los criterios de calificación usados por los diversos profesores sean lo suficientemente homogéneos en los símbolos utilizados y en los estándares de valoración.
  • Facilidad: El sistema de calificación debe ser medianamente económico a nivel del esfuerzo y del tiempo que exige para su cumplimiento por parte de todos los profesores.
  • Convergencia de indicios: Junto a la exigencia de objetividad, es necesario considerar todos los datos que se posea del alumno, aceptando que la calificación tiene, como expresión de juicio de valor, una cierta carga de subjetividad. Esto permite valorar datos relevantes, desde la perspectiva del proceso de enseñanza-aprendizaje, que exceden a la cuantificación, pero que inciden en la calificación. Por ejemplo, no abusar de los promedios cuando se ven claros indicios de un avance en los aprendizajes.

2.3.- Exigencias en las calificaciones

Para responder a las exigencias, de este mundo globalizado, los profesores y la dirección de la institución educativa enfrentan tres desafíos:

  • Buscar, de acuerdo a las opciones valoricas de cada proyecto educativo y al conocimiento acumulado sobre el tema, las mejores formas de evaluar los aprendizajes.
  • Aplicar calificaciones que expresen lo más certeramente posible los resultados de las evaluaciones.
  • Reconocer en las calificaciones una función informativa. Cuanto más informativas resulten éstas, tanto más cumplirán su auténtica función en todo el proceso de evaluación y más y mejores consecuencias educativas se pondrán extraer de ella

3.- Criterios generales

Los criterios son hitos o referencias instrumentales que permiten determinar el progreso del estudiante en el desarrollo de sus capacidades y actitudes, así como en la adquisición de los conocimientos correspondientes a un área de desarrollo curricular. Teniendo en cuenta, que un área curricular puede tener varios criterios de evaluación. Señalamos que los criterios de evaluación sirven para comparar, analizar e interpretar el aprendizaje logrado por el alumno.

3.1.- Criterios generales de evaluación

Con respecto al proceso evaluativo, tenemos los siguientes criterios generales:

  • Sobre la capacidad de diseñar y construir objetos o sistemas técnicos para la resolución de problemas tecnológicos sencillos.
  • Sobre la capacidad de participar en la realización de actividades con autonomía y creatividad, manteniendo una actitud abierta y crítica en la organización del trabajo individual y colectivo.
  • Sobre la capacidad de analizar y comprender objetos y sistemas técnicos, así como utilizar el vocabulario y los recursos gráficos necesarios que permitan expresar y comunicar las ideas.
  • Sobre la capacidad para realizar un plan de ejecución de un proyecto técnico, así como, para fijar las pautas y directrices y establecer las condiciones que posibiliten su realización.
  • Sobre la adquisición de procedimientos y estrategias adecuadas en la realización de tareas, tanto manuales como intelectuales, así como sobre la responsabilidad en cuanto al cumplimiento de las normas básicas de seguridad en el manejo de herramientas, su cuidado y uso y la correcta manipulación de los materiales empleados.
  • Sobre la capacidad crítica ante los procesos tecnológicos generales en aspectos como: la oportunidad de la utilización de recursos en la obtención de bienes y servicios, los procesos de transformación en la elaboración de productos finales, los residuos que genera la actividad productiva y las consecuencias del uso o consumo de esos productos por el ser humano.
  • Sobre la capacidad para integrarse en un grupo mostrando actitudes y comportamientos positivos hacia compañeros y compañeras
  • Sobre la autonomía para regular su propio aprendizaje y adoptar estrategias que conduzcan a la resolución de problemas tecnológicos.

3.2.- Criterios generales de calificación

Con respecto, al proceso de valorar responsablemente el aprendizaje obtenido por el estudiante, el cual se materializa por signos convencionales, tenemos los siguientes criterios generales:

  • En las pruebas escritas de carácter teórico, con el fin de comprobar la adquisición de los conceptos por parte del alumno, se considerarán como criterios para la calificación los siguientes: Respuestas exactas o razonables Vocabulario y terminología adecuados. Presentación correcta.
  • En los ejercicios de cálculo propuestos por el profesor/a para la comprobación de la adquisición de procedimientos por parte del alumno/a, se considerarán como criterios para la calificación los siguientes: Planteamiento y respuesta correcta. Planteamiento correcto y respuesta “razonable”.
  • En los trabajos monográficos de carácter individual o en pequeño grupo para la evaluación de los conceptos y procedimientos adquiridos, se considerarán como criterios para la calificación los siguientes: La originalidad y carácter personal del mismo. El contenido técnico de los mismos. La correcta representación en gráficos y esquemas. La presentación general del mismo (materiales, ortografía, mecanografiado, o buena letra, etc…)
  • En los debates y pruebas orales, se considerarán como criterios para la calificación los siguientes: La exposición ordenada y razonada de los elementos de la discusión. El empleo de términos técnicos y precisos. El respeto a las opiniones ajenas y la confrontación respetuosa de las opciones contrapuestas.
  • En los trabajos prácticos de montaje o desmontaje, se considerarán como criterios para la calificación los siguientes: Seguimiento correcto del proceso de trabajo. Realización correcta del trabajo (buena presentación). Funcionamiento correcto del dispositivo. Uso correcto de las herramientas y del equipo. Seguimiento de las normas de seguridad en el uso de herramientas y máquinas. Tiempo empleado en la realización. Orden y limpieza en el trabajo.

 

El esquema anterior nos muestra que existen doce factores que inciden de manera recurrente e imbricada en la decisión del docente al momento de la asignación de la calificación a sus alumnos: mandato institucional, formación profesional del docente, alienación social, pedagogía de la evaluación, motivación, preferencias, parafernalia de la evaluación, sentimientos y emociones, memorización, exclusión y facilismo, fraudes y finalmente el factor de angustia y nerviosismo.

El mandato institucional, la formación del docente, la alienación social y la cultura de la estratificación, selección y exclusión escolar de alguna manera son producto del esfuerzo refinado del sistema dominante para mantenerlo vivo pero respondiendo a sus propios intereses en lo más posible. De tal manera que al percibir que sus métodos sistematizados ahogan a la generación joven que no está totalmente alienada, buscan nuevas estrategias para continuar reproduciendo lo que no quiere perder a través de una alienación subliminal legitimada por los mismos candidatos a alienar. Por ello, una vez que el docente durante su formación profesional ha interiorizado a través del currículo formal y del oculto, lo que el otro quiere que reproduzca sin convulsiones sociales; el Estado ha legitimado y asegurado esa transmisión a través del docente por medio de la investidura de una autoridad pedagógica6, el cual, consciente o inconscientemente reproducen

lo que ellos recibieron durante su formación escolar, lo cual se refleja en el hombre dominando al hombre bajo formas legitimadas por la sociedad, que todos vemos como normales, natural e inofensivas y que en la gran mayoría de los casos ni siquiera percibimos.

4.- Escala de calificación

La escala de calificaciones es entendida como aquel instrumento, en el cual se determina en forma precisa los logros de aprendizaje en el alumno, mediante determinados números, símbolos o imágenes. El docente mediante la escala de calificación determina con cierto margen de presición si el alumno esta o no haciendo su labor escolar, ello le sirve como instrumento para poner énfasis en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

La escala de calificación es aquel mecanismo que se plantea como una forma concreta de informar cómo va evolucionando el proceso evaluativo, por ello el docente tiene que ser cuidadoso en la forma de cómo califica.

El juicio que resulta del proceso evaluativo necesita ser comunicado. La calificación asume ese rol comunicativo, a través de símbolos numéricos, escalas, conceptos o descripciones. Ciertamente que es un medio imperfecto, porque no alcanza a expresar en su totalidad la riqueza que tiene la evaluación, pero es lo que se espera y se exige, con sus ventajas y desventajas.

Por ello señalamos que la escala de calificaciones es un instrumento que contiene un listado de palabras, frases u oraciones que señalan en forma específica, ciertas acciones, tareas, procesos o productos de aprendizaje, frente a las cuales se incluyen columnas con escalas que miden el grado de cumplimiento. Estas Escalas sirven para evaluar el nivel de actuación en cada etapa del procedimiento, mediante una cuantificación.

  • Escalas numéricas.- Valoran los objetivos o indicadores mediante una serie de números. Estas consisten en un listado de aseveraciones, en la misma línea se ponen números que representan los grados de logros en el alumno, por ejemplo el máximo grado de logro puede ser el 4, si el tiene más logro que errores un número 3, si tiene más errores que logro un 2 y si no hay logro un 1.
  • Escalas gráficas.- Las escalas gráficas se caracterizan por estar constituidas por un enunciado acompañado de una escala en cuyos extremos se presentan conceptos de significado opuesto y entre ellos números que representan grados intermedios.
  • Escalas descriptivas.- Las escalas descriptivas, se utilizan para medir el nivel de aprendizaje desarrollado por el alumno, mediante una serie concatenada de frases, que sirven de mucho ayuda al momento de evaluar

ESCALAS DE CALIFICACION EN LA EVALUACION

ESCALAS CUANTITATIVAS O NUMERICAS

ESCALAS CUALITATIVAS

LITERAL

ESCALAS GRAFICAS

DESCRIPTIVA

O CONCEPTUAL

ESCALA CUANTITATIVAS O NUMERICAS

ESCALA DE 1,0 A 5.0

Escala de numeración de 1 .0 a 5.0

La escala de calificación de 1 a 5 , es aquella escala que comprende un listado de notas, que van desde la nota minina 1,0 hasta la nota máxima 5,0. En dicho sistema de cuanto mayor sea el rango de calificativos posibles mas precisa será la diferencia entre dos calificativos cercanos. Por ejemplo es facil establecer la diferencia entre un alumno que obtuvo 3,0 y el otro saco 4,0. Se suele establecer la calificación minima aprobatoria en 3,0.

Equivalencias

  1. Si se obtuvo entre 4,6 y 5,0 ello significa EXCELENTE O SUPERIOR
  2. Si se obtuvo entre 4,0 y 4,5 ello significa BUENO O ALTO
  3. Si se obtuvo entre 3,0 y 4,0 ello significa BUENO O BASICO
  4. Si se obtuvo entre 1,0 y 2,9 ello significa INSUFICIENTE O BAJO

 

Escala de calificación decimal

La escala de calificación vigesimal, es aquella escala que comprende un listado de notas, que van desde la nota minina 0 hasta la nota máxima 10, diversos investigadores señalan que el sistema decimal es más preciso y se adapta muy fácilmente a la calificación por criterios y no por puntos, así por ejemplo, se puede calificar de muy bueno al alumno que obtuvo un 9 o un 10.

Equivalencias

  1. Si se obtuvo entre 9,0 y 10,0 ello significa EXCELENTE O SUPERIOR
  2.  Si se obtuvo entre  8,0 y 8,9ello significa BUENO O ALTO
  3.  Si se obtuvo entre  6,0 y  7,9 ello significa BUENO O BASICO
  4.  Si se obtuvo entre  0,0 y  5,9 ello significa INSUFICIENTE O BAJO

 

 Escala de calificación vigesimal

La escala de calificación vigesimal, es aquella escala que comprende un listado de notas, que van desde la nota minina 00 hasta la nota máxima 20, dicho sistema de calificación es deficiente puesto que no permite comparar de manera adecuada los resultados obtenidos por el alumno, ya que, cuanto mayor sea el rango de calificativos posibles menos precisa será la diferencia entre dos calificativos cercanos. Por ejemplo es difícil establecer la diferencia entre un alumno que obtuvo 13 y el otro saco 14.

En Educación la escala de calificación es vigesimal considerándose a la nota 11 como mínima aprobatoria, y a la nota 20 como máxima aprobatoria.

 

Equivalencias

  1. Si se obtuvo entre 18,0 y 20,0 ello significa EXCELENTE O SUPERIOR
  2.  Si se obtuvo entre  14,0 y 17,9 ello significa BUENO O ALTO
  3.  Si se obtuvo entre  10,0 y  13,9 ello significa BUENO O BASICO
  4.  Si se obtuvo entre  0,0 y  9,9 ello significa INSUFICIENTE O BAJO

ESCALAS CUALITATIVAS

La escala de calificación del comportamiento es literal y descriptiva y estará a cargo del tutor con el apoyo del auxiliar de educación u otra persona asignada para tal fin. Los docentes de cada área reportarán al tutor los casos más relevantes del desempeño de los estudiantes.

 

Equivalencias

A  .  Si se obtuvo entre 9,0 y 10,0 ello significa EXCELENTE O SUPERIOR

B .  Si se obtuvo entre  8,0 y 8,9ello significa BUENO O ALTO

C  .  Si se obtuvo entre  6,0 y  7,9 ello significa BUENO O BASICO

D .  Si se obtuvo entre  0,0 y  5,9 ello significa INSUFICIENTE O BAJO

 

ESCALA

CALIFICACION DE 1 A 5 DECIMAL VIGESIMAL CUALITATIVA
NIVEL BAJO  1, 0 a 2,9 1,0 a 5,9 1,0 a 11,9 Deficiente
NIVEL BASICO 3,0 a 3,9 6,0 a 7,9 12,0 a 15,9 Bueno
NIVEL ALTO 4,0 a 4,5 8,0 a 8,9 16,0 a 17,9 Sobresaliente
NIVEL SUPERIOR 4,6 a 5,0 9,0 a 10,0 18,0 a 20,0 Excelente

Al finalizar cada período, los estudiantes tendrán un calificativo por cada criterio de evaluación. Éste se obtendrá promediando los calificativos que los estudiantes hayan obtenido en dicho criterio durante el período de estudios (bimestre o trimestre).

En cada período también se obtendrá un calificativo de área que resultará al promediar los calificativos de los criterios de área. El calificativo anual del área o taller se obtendrá al término del año escolar, promediando en forma simple los promedios obtenidos en cada período de estudios (bimestre o trimestre).

Problema terminológico

En la práctica suelen confundirse los conceptos de evaluación, calificación, medición, estimación y seguimiento, asumiéndolos como sinónimos, pero que en realidad difieren mucho entre si, lo que puede conducir a errores, razón por la cual a continuación se definen cada uno de ellos:

 

Calificación y evaluación

En primer lugar, la calificación, es aquel mecanismo valorativo que sintetiza el proceso de evaluación y que tiene como objetivo mejorar los resultados de la actividad educativa, recalcando que la calificaciones son parte del proceso evaluativo y no es el proceso en si; en segundo lugar tenemos a la evaluación, que es un proceso permanente e interactivo orientado a recoger información sobre una realidad y valorar el nivel de logro alcanzado por el estudiante en el desarrollo de competencias, con la finalidad de tomar decisiones que lleven a mejorar la práctica educativa

Calificación y medición

En primer lugar, la calificación, es aquel mecanismo valorativo que sintetiza el proceso de evaluación y que tiene como objetivo mejorar los resultados de la actividad educativa, recalcando que la calificaciones son parte del proceso evaluativo y no es el proceso en si; en segundo lugar tenemos la medición, esta vendría a ser el acto o proceso de determinar la extensión y/o cuantificación de alguna cosa, la medición se consigue a través de instrumentos elaborados especialmente para captar los datos de acuerdo a objetivos educacionales planteados por el docente y criterios establecidos.

Calificación y estimación

En primer lugar, la calificación, es aquel mecanismo valorativo que sintetiza el proceso de evaluación y que tiene como objetivo mejorar los resultados de la actividad educativa, recalcando que la calificaciones son parte del proceso evaluativo y no es el proceso en si; en segundo lugar tenemos la estimación, esta vendría a ser el conjunto de actos o actividades mediante el cual se verifica una determinada circunstancia, siendo dicho proceso mas subjetivo;

Calificación y seguimiento

En primer lugar, la calificación, es aquel mecanismo valorativo que sintetiza el proceso de evaluación y que tiene como objetivo mejorar los resultados de la actividad educativa, recalcando que la calificaciones son parte del proceso evaluativo y no es el proceso en si, y en segundo lugar tenemos, el seguimiento, que se basa en un conjunto de actividades mediante el cual se logra registrara, medir, recopilar, procesar una serie de informaciones que revelan la marcha o desarrollo de una actividad programada para asegurar el logro de los objetivos previstos en el programa; mientras que la evaluación, es aquel proceso analítico mediante el cual se lleva acabo un enjuiciamiento de esos logros y su nivel de obtención.

Propósitos de la evaluación

El propósito central de la evaluación es tomar decisiones en relación con el curso de las actividades de aprendizaje, sobre la base de los juicios de valor, para reforzar los aprendizajes, corregirlos o cerrar una programación deacuerdo con los resultados obtenidos en la evaluación.

La evaluación como parte esencial del proceso pedagógico sirve para:

  • Asegurar el éxito del proceso educativo y por lo tanto evitar el fracaso escolar.
  • Afianzar los aciertos y corregir oportunamente los errores.
  • Determinar si el alumno esta listo para un programa instruccional.
  • Dar información al profesor de donde se encuentra el alumno en ese momento y ayudarlo a decidir ¿Qué se debe programar o reprogramar?.
  • Permitirle adquirir información de lo que el estudiante ya sabe y domina, de tal manera que ellos puedan ser concientes de lo que pueden saber y revisar lo que necesita aprender.
  • Promover, certificar o acreditar a los alumnos.
  • Orientar el proceso educativo y mejorar su calidad.

 

Visión global de la evaluación

El término evaluación se ha convertido con el transcurrir de tiempo en una palabra de uso frecuente y que forma parte del lenguaje habitual. Diariamente, en los medios de comunicación oímos y leemos que se va a evaluar o se ha evaluado el impacto de una actividad humana, las consecuencias que puede tener la puesta en marcha de determinada medida, las causas de un determinado suceso o fenómeno, la eficacia de la aplicación de una política, etc.

Pero no sólo conocemos y utilizamos con naturalidad este término, sino que también lo aplicamos en el día a día. Aunque de forma intuitiva y, quizás, poco rigurosa, ejecutamos en la vida cotidiana numerosas acciones que se asemejan a una evaluación. Así, cuando nos planteamos la compra de un artículo de consumo, valoramos si nos gusta, sopesamos el precio, comparamos con otras alternativas o posibilidades y, por último, decidimos si realizar o no la compra.

¿A partir de qué se evalúa?

  • Del currículo (capacidades terminales y sus criterios de evaluación).

¿Cómo es la evaluación?

  • Continua. Se realizará por Módulos Profesionales, considerados en el marco del ciclo formativo y la competencia general que establece.

¿Qué se evalúa?

  • El aprendizaje de los alumnos: “los criterios y los procedimientos de evaluación. tendrán en cuenta la competencia profesional característica del título, que constituye la referencia para definir los objetivos generales del ciclo formativo y los objetivos expresados en términos de capacidades, de los módulos profesionales que lo conforman, así como la madurez del alumnado.”
  • Los procesos de enseñanza y la práctica docente.

¿Quién evalúa?

  • Los módulos profesionales que se imparten en el centro educativo, los profesores de la especialidad correspondiente. El ciclo formativo en su conjunto es evaluado por el equipo docente del ciclo.
  • El módulo de FCT , además del profesor-tutor, colaborará el responsable de la formación del alumnado designado por el centro de trabajo.  
  • También, en la intención de mejorar la calidad integral, la evaluación del programa de formación, tanto por los alumnos -evaluación del profesor- como por las empresas en las que los alumnos desarrollan el módulo de FCT.

¿Cuándo se evalúa?

  • En el centro educativo, según las fases de la evaluación continua:

- Evaluación inicial, al comienzo del módulo y de cada Unidad de Trabajo.

- Evaluación formativa, durante todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.

- Evaluación sumativa, al final del proceso.

  • En el módulo de FCT:

- Evaluación formativa, durante el proceso de prácticas.

- Evaluación sumativa, al final del proceso.

 Deberes en el proceso evaluativo

En el proceso evaluativo, el docente tanto como el estudiante tienen una serie de deberes u obligaciones que cumplir, ambos tienen que desarrollar un ambiente adecuado en el aula, pero el responsable mayoritario es el docente debido a su madurez y experiencia, ante ponemos mayor énfasis en sus deberes, pero sin descuidar tampoco los deberes del alumno.

Deberes del docente en el proceso evaluativo

Durante el proceso evaluativo, el docente en base a su preparación debe de cumplir con los siguientes deberes:

  • Comunicar por escrito a sus estudiantes, en las primeras sesiones de trabajo del respectivo curso lectivo, los procedimientos, criterios y técnicas que se seguirán en materia de evaluación de los aprendizajes de los diferentes componentes de la calificación.
  • Confeccionar, de acuerdo con lineamientos técnicamente sustentados, las pruebas y otros instrumentos de medición y evaluación que aplicará al grupo o grupos que tiene a cargo.
  • Definir las calificaciones de los estudiantes, con criterio profesional y ético.
  • Analizar con los estudiantes las respuestas a las preguntas de las pruebas u otros trabajos, en el acto en que se entreguen sus resultados.
  • Informar por escrito a los estudiantes, acerca de los objetivos de los trabajos extra-clase y los criterios de calificación de éstos, en el momento de su asignación.
  • Conocer, resolver y comunicar por escrito las resoluciones a las objeciones que le formulen los estudiantes, los padres o sus encargados, con respecto a las calificaciones obtenidas en las pruebas y los trabajos.
  • Participar en la calificación de la conducta de los estudiantes, de conformidad con lo indicado.
  • Informar y explicar oportunamente a los interesados el desglose de los promedios de cada período y el promedio correspondiente.
  • Registrar la puntualidad y la asistencia diaria y acumulativa de los estudiantes.
  • Consignar la justificación de las llegadas tardías y de las ausencias de aquellos estudiantes que así lo planteen por escrito.
  • Realizar acciones educativas que realimenten el aprendizaje con base en los resultados obtenidos por el estudiante durante el proceso evaluativo

Los deberes del estudiante en el proceso evaluativo

La evaluación de la conducta del estudiante comprende el estricto cumplimiento de los deberes y obligaciones que se relacionan con el conjunto de valores propios del ambiente escolar y de la comunidad, donde el educando se desenvuelve. Estos deberes y obligaciones incluyen:

  • Mostrar una conducta y comportamiento que lo dignifiquen como persona y que enaltezcan el buen nombre tanto de la institución educativa a la que pertenece, como de la comunidad en general.
  • Vestir con decoro y cumplir estrictamente con las regulaciones establecidas por la Institución Educativa en cuanto al uniforme y a la presentación personal.
  • Asistir con puntualidad a las actividades escolares a las que se le convoque oficialmente tanto curriculares como extracurriculares.
  • Atender con compromiso, responsabilidad, seriedad y esfuerzo sus procesos de aprendizaje.
  • Contribuir, con su conducta y su participación responsables, en la creación, el mantenimiento y el fortalecimiento de un ambiente adecuado para el aprendizaje.
  • Colaborar y participar activamente, en la forma que lo indiquen los educadores, en las lecciones o actividades escolares a las que se le convoque oficialmente.
  • Practicar con esmero las normas de consideración y respeto en sus relaciones con sus compañeros, con los profesores, personal, autoridades de la institución y, en general, con todas las personas.
  • Respetar celosamente las normas de convivencia humana, dentro y fuera de la institución y, muy particularmente, los derechos que corresponden a las demás personas,
  • Respetar la integridad física, emocional y moral de sus compañeros, sus profesores y, en general, de todos los funcionarios de la institución y la comunidad.
  • Respetar los bienes de sus profesores y compañeros y de los funcionarios de la institución.
  • Cuidar y conservar con esmero las edificaciones, instalaciones, equipo, material, mobiliario y, en general, todos los bienes de la Institución.
  • Cumplir cabalmente las orientaciones e indicaciones que le formulen las autoridades educativas, relacionadas con los hábitos de aseo e higiene personal, así como con las normas de ornato, aseo, limpieza y moralidad que rigen en la institución.
  • Cumplir con todos sus deberes escolares.
  • Ejecutar, en forma personal, las pruebas de evaluación a que debe someterse según los criterios y procedimientos de evaluación que se establezcan.
  • No intentan plagiar u observar respuestas en otros alumnos, con el fin de resolver sus problemas; tanto en los exámenes como en las tareas.

Modelos de Calificación y escala valorativa

Por procesos/ acumulativa

Periodo      Valor %           Tipo de calificación      

1                                10

2                                20

3                                30

4                                40

Total                            100      Por procesos

En este modelo se hacen evaluaciones acumulativas al final de cada periodo. Los ultimos temas y periodos son mas importantes. Lo que interesa son los resultados finales y al ultimo periodo se le da mas valor porque se hacen evaluaciones de repaso acumulativas.

Por resultados

Periodo      Valor %           Tipo de calificación      

1                    40

2                    30

3                    20

4                    10

Total                            100      Por procesos

En este modelo los primeros periodos son mas importantes que los ultimos. Lo que interesa es el resultado final que se busca alcanzar lo mas pronto posible.

Por procesos / promedios

Periodo      Valor %           Tipo de calificación      

5                                10

6                                20

7                                30

8                                40

Total                            100      Por procesos

En este modelo todos los periodos y temas son importantes por que lo que interesa es el proceso que se busca alcanzar cumplir por etapas. Los temas van encadenados.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s